Investigación artística


Investigación artística es un enfoque de investigación que considera las prácticas artísticas como formas particulares de producción de conocimiento. De acuerdo con Rubén López Cano y Úrsula San Cristóbal, este enfoque "implica la reflexión crítica sobre diferentes elementos de la práctica artística, como el proceso creativo, los hábitos y estudio, las influencias teóricas y prácticas".[1]​ Se distingue de otras formas de saber no solo por sus contenidos, sino también por sus metodologías diversas y principios epistemológicos particulares.

En las últimas décadas, la investigación artística ha tenido una amplia difusión en diversas universidades y centros de investigación, particularmente en Norteamérica y Europa, siendo así que al día de hoy existen diversas instituciones, publicaciones, congresos internacionales y proyectos que permiten considerarla como un campo académico en su propio derecho y educación.

Si bien la investigación artística parece ser un campo académico reciente, a fines de los años 70 y en los años 80, existió el Instituto de Investigaciones Científicas del Arte de la Academia de Ciencias de la URSS, donde se estudiaba la culturología. Fruto de este centro investigativo también fue la famosa escuela de Tartu, encabezada por el semiólogo Yuri Lotman (1922-1993), ideólogo del análisis semiótico de las expresiones artísticas y de la producción cultural. La Teoría de la Cultura, y las investigaciones científicas del arte, con numerosas publicaciones en ruso, estonio, búlgaro, alemán y polaco principalmente, fueron bastante desarrolladas en el campo socialista que dejó de existir con la desaparición de la Unión Soviética.

En 1984 se inauguró uno de los primeros programas de doctorado de investigación artística en Australia (Doctorado en escritura creativa de la University of Wollongong y la University of Technology),[2]​ mientras en Europa surgen las primeras iniciativas en la década de 1990 con publicaciones como Research in Art and Design de Christopher Frayling.[3]​ A partir de 1999, debido al Proceso de Bolonia, han surgido una gran cantidad de publicaciones, congresos, programas educativos, etc.[4]

Tal como afirma Álvaro Zaldívar, la investigación desde el arte "ha existido siempre", pues siempre ha habido artistas "que han analizado y transmitido con extremado rigor su propio proceso creativo".[5]​ No obstante, si la entendemos como un enfoque investigativo particular, es hasta finales del siglo XX cuando la investigación artística surge de una problemática compleja en la que la vida profesional del artista a menudo está alejada de la idea de investigación en comparación con la que se encuentra en otros ámbitos del saber.

En los últimos años han surgido diversas publicaciones, instituciones y proyectos que han dado actualidad tanto a los debates epistemológicos como a las perspectivas metodológicas de la investigación artística.