Isla de la Cité


La isla de la Cité (en francés: Île de la Cité o Isla del Asentamiento) se encuentra en medio del río Sena, en el corazón de la ciudad de París, Francia. Es considerada como el antiguo centro de la ciudad de París. Está situada en los actuales distritos I y IV. Gui de Bazoches la evocaba en 1190 como «la cabeza, el corazón y la médula de París». Su superficie es de aproximadamente 22,5 ha. El 1 de enero de 2007 había 1168 habitantes en la isla.

Durante largo tiempo se pensó que una pequeña tribu gala llamada los parisii vivía en la isla desde 250 antes de Cristo. La zona era rica en pesca y en caza y el acceso de un lado a otro del Sena era más fácil gracias a la estrechez del río. Dos pasarelas de madera prolongaban el camino natural norte-sur, que descendía del monte de La Chapelle e iba hacia la colina de Santa Genoveva, permitiendo así evitar las muchas marismas de alrededor. En 52 a. C., en tiempos de la lucha entre Vercingétorix y Julio César, los parisii vivían efectivamente en los alrededores de la isla.

Pero hoy en día, los historiadores se inclinan más bien por otras hipótesis. En efecto, los parisii habrían podido perfectamente instalarse más lejos, en la desembocadura del río Bièvre (afluente del Sena), o bien sobre otra isla actualmente desaparecida, incluso sobre la península formada por la desembocadura del Bièvre, en la orilla izquierda del río (rive gauche).

Toda esta zona de París era inundable o pantanosa, como la zona luego llamada Le Marais ('La Marisma'), y la propia isla se inundó completamente en fecha tan tardía como el año 1197.[1]

Muchos proyectos fueron elaborados a mediados del siglo XIX para devolver a la isla de la Cité el papel central de sus orígenes. Un fourierista que se hacía llamar Perreymond, en sus Estudios sobre la ciudad de París, fue uno de los primeros en proponer un programa de reconstrucción de la isla para convertirla en el centro religioso y cultural de la capital, pensando construir una ópera y una gran biblioteca. Viollet-le-Duc quiso hacer un gran palacio episcopal próximo de la catedral, pero solo reconstruyó la sacristía de la Catedral de Notre Dame.