Islamismo


El islamismo (en árabe, الإسلامية‎, romanizadoal-ʾislāmiyyah; o también en árabe, إسلام سياسي‎, romanizadoʾIslām siyāsī, lit. 'islam político') es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos cuya ideología y programa político consiste esencialmente en la adaptación de la vida política a los mandatos religiosos del islam.[5]​ En cambio, según el Diccionario de la lengua española «islamismo» es el «conjunto de dogmas y preceptos morales que constituyen la religión de Mahoma»; mientras que «islamista» es lo «relativo al integrismo musulmán», concepto que califica de «movimiento».[6]​ En todo caso, no debería confundirse lo «islámico» o «musulmán» (términos que designan a todo lo relativo al islam) con lo «islamista» (lo relativo al islamismo); ni cualquiera de estos términos con el tradicionalismo o el conservadurismo dentro de lo islámico (un «musulmán tradicionalista»[7]​ o «musulmán conservador»[8]​ es el que rechaza las interpretaciones liberales o progresistas del islam[9]​ o la modernidad[10]​ —es posible ser musulmán «tradicional» o «conservador» sin ser islamista, y viceversa,[11][12]​ puesto que el uso en ese contexto de los términos «tradicional» y «conservador» se refiere en principio a las costumbres y cultura islámica tradicionales, además de que el islamismo se presenta a sí mismo como un factor de regeneración, y no de atraso—). Se ha señalado la estigmatización que supone identificar como un todo el islam político con el terrorismo islámico o yihadismo (así como identificar sin más el concepto religioso de la yihad con la violencia política o religiosa —islam y violencia—,[13]​ a lo árabe con lo islámico y a su civilización como particularmente religiosa o más fanatizadora que otras).[14]​ En un sentido opuesto, se ha señalado que ignorar la profundidad de lo religioso en el mundo islámico es una manifestación de corrección política.[15]


El papel que el ordenamiento legislativo otorga a la religión es de grado diferente en cada uno de los países musulmanes; aunque las declaraciones constitucionales pueden quedar desfasadas por la realidad (por ejemplo, Turquía sigue siendo oficialmente laica a pesar de que su gobierno sea "islamista moderado", mientras que Sudán sigue sin tener una declaración constitucional islámica, pese a que su gobierno sea "islamista radical"). Tampoco puede identificarse con su amistad o enemistad con las potencias occidentales: las monarquías del Golfo (monarquías islámicas) están entre los principales aliados de Estados Unidos, mientras que Irán (república islámica) figura entre sus principales enemigos.      Estado islámico      Estado confesional      Sin declaración      Estado laico
Países con más de 47% de población musulmana.[1]​ Principales escuelas y ramas del islam: Sunníes              Chiíes              Ibadíes     
Zonas donde predomina una determinada madhab (escuela de interpretación del islam, aplicadas particularmente en aspectos legales -sharia, fiqh-), aunque es habitual la presencia de varias. Entre los sunníes se consideran ortodoxas cuatro principales mahdab mutuamente reconocidas, de las que la hanbalí es la más rígida y la shafi'í la menos rígida. Entre los chiíes predomina la mahdab jafarí.[2]
La palabra Alá ("Dios"), en caligrafía árabe y color verde (color político identificado con el islam). Los emblemas utilizados más frecuentemente por los países islámicos contienen el creciente (media luna) y la estrella.
La shahada (profesión de fe musulmana: Lā 'ilāha 'illā-llāhu Muhammadun rasūlu-llāh -"no hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta"-), en caligrafía árabe y color blanco sobre fondo negro (el color del estandarte de Mahoma -rāyat al-sawdā-),[3]​ emblema utilizado por muchos movimientos islamistas. Abreviada y con algunas adiciones, es usada como bandera por el Estado Islámico.[4]
Reunión de líderes políticos y religiosos de distintos países árabes en 1947 en El Cairo. En el centro, con fez oscuro, barba y bigote, Hassan al-Banna, fundador de los Hermanos Musulmanes.
Recibimiento popular al ayatola Jomeini durante la revolución islámica iraní (1979).
El periodista pakistaní Hamid Mir entrevistando a Osama bin Laden (ca. 1997).
Protesta en Londres (2006) contra las caricaturas de Mahoma. El cartel, que lleva un manifestante embozado con un pañuelo palestino, dice en inglés: «Libertad, vete al infierno.»
Islamistas en Hyde Park de Sídney (2012), llevando carteles con las consignas «Decapiten a todos los que insulten al profeta» y «Nuestros muertos están en el paraíso. ¡Tus muertos están en el infierno!»
Insurgentes de la Rebelión árabe contra el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial.
Rebeldes árabes palestinos durante la revuelta contra la inmigración judía en el Mandato británico de Palestina.
Distintos tonos de verde, de menor a mayor intensidad: 1- Sin presión para llevar o no velo. 2- La costumbre dicta modestia general; el velo facial es muy raro. 3- Puede requerirse una vestimenta específica; el velo facial existe, pero es limitado. 4- Se requiere una vestimenta específica, el velo facial puede ser común. 5- Se requiere adecuarse a un código de vestimenta. Hay violencia, o incluso persecución legal a los que lo incumplan. Trama de puntos: Ligera o moderada presión contra el uso del velo, aunque el velo facial puede aun así ser común. Trama de líneas: Fuerte presión contra el uso del velo, el velo está restringido en público.