Iván IV de Rusia


Iván IV Vasílievich (en ruso, Иван IV Васильевич), llamado Iván el Terrible (en ruso, Иван Грозный) (Kolómenskoye, 25 de agosto de 1530-Moscú, 18 de marzo de 1584), fue un Gran príncipe de Moscú y de toda Rusia (desde 1533), primer monarca ruso en adoptar el título de zar (desde 1547). Es considerado como uno de los creadores del Estado ruso.

Sus mayores aportes a su país fueron la conquista de Siberia llevada a cabo por Yermak Timoféyevich, la creación de un nuevo código legal, el Sudébnik, la centralización del poder en la capital, la creación del Zemski Sobor y la Opríchnina, la conquista de los janatos tártaros de Kazán y Astracán y grandes reformas internas, como la reforma del ejército y la revisión del código legal. Se casó al menos siete veces, pero su matrimonio más importante fue el primero, con Anastasia Románovna Zajárina, en 1547. Su reinado duró casi cuarenta años, el más largo de los zares rusos. En español también se le conocía como Juan IV de Rusia.[1]

Iván era nieto del gran duque Iván Vasílievich III el Grande e hijo de Basilio III de Moscú y su segunda esposa Elena Vasílievna Glínskaya, quien era de linaje varego de Riúrik y tártaro razón por la cual Iván era un descendiente directo del gobernante mongol Mamái[2][3][4][5]​ , como del príncipe lituano Vasili Lvóvich Glinski y de la princesa serbia Ana Jakšić. Cuando tenía tres años y tras la muerte de su padre, Iván fue coronado gran príncipe de Moscú. Sin embargo, el reino fue administrado por su madre, que cinco años después fue envenenada por clanes boyardos que se disputaban el poder.

Fue sometido a las humillaciones de las familias de los boyardos, Shuiski y Belski, lo que ensombreció su carácter. Fue recluido en el palacio del Kremlin, viviendo casi como un mendigo. Este hecho generó en Iván un gran odio hacia los boyardos y tuvo, como consecuencia, las constantes persecuciones y matanzas que posteriormente organizó contra estos clanes. En estos primeros años Iván sufrió desvaríos mentales irreversibles.

Su hermano Yuri, dos años menor que él, era disminuido psíquico, pero Iván le tuvo gran afecto; murió en 1563.

Con 13 años empezaron a respetarlo y ordenó a un grupo de leales suyos que capturaran al kniaz Andréi Shuiski, para arrojarlo a una jauría, que lo despedazó. Con 16 años ya destacaba en escritura y fue un ávido lector, además de ser un joven corpulento y musculoso. Estudió retórica de mano del obispo Macario de Moscú. Durante esta época ya era profundamente religioso.


Sello de Iván IV el Terrible.
Trono de marfil de Iván el Terrible.
Iván el Terrible. Escultura de Mark Antokolski (1871). Museo Estatal Ruso
El zar Iván el Terrible, por Víktor Vasnetsov. Galería Tretiakov
Iván el Terrible mató a su hijo probablemente en un arrebato de cólera. Lienzo de Iliá Repin. Galería Tretiakov[13]