James Watt


James Watt (Greenock, Escocia, 19 de enerojul./ 30 de enero de 1736greg.-Handsworth, Birmingham, Inglaterra, 25 de agosto de 1819) fue un ingeniero mecánico, inventor y químico escocés. Las mejoras que realizó en la máquina de Newcomen dieron lugar a la conocida como máquina de vapor de agua, que resultaría fundamental en el desarrollo de la primera Revolución Industrial, tanto en el Reino Unido como en el resto del mundo.[1]

Mientras trabajaba fabricando instrumentos en la Universidad de Glasgow, Watt se interesó en la tecnología de las máquinas de vapor y se percató de que los diseños coetáneos desperdiciaban una gran cantidad de energía enfriando y calentando repetidamente el cilindro. Watt introdujo una mejora en el diseño, el condensador separado, que evitaba la pérdida de energía y mejoró radicalmente la potencia, eficiencia y rentabilidad de las máquinas de vapor. Finalmente adaptó este motor para producir un movimiento rotatorio, lo que amplió enormemente su uso más allá del simple bombeo de agua.

Watt intentó comercializar su invento, pero encontró muchas dificultades financieras hasta que se asoció con Matthew Boulton en 1775. La nueva firma Boulton & Watt llegó a tener gran éxito y ambos se enriquecieron. Una vez jubilado, Watt continuó inventando, pero ninguna de sus últimas creaciones fue tan destacada como la mejora de la máquina de vapor. Watt también desarrolló el concepto de caballo de vapor,[2]​ mientras que la unidad de potencia del Sistema Internacional de Unidades, el vatio (símbolo W) fue nombrada en su honor.

Nacido en Greenock, junto a la ciudad de Glasgow, su padre fue inventor naval y contratista, mientras que su madre, Agnes Muirhead, provenía de una familia distinguida y poseía una buena educación.[3]​ Ambos practicaban el presbiterianismo y eran miembros activos del movimiento Covenanter.[4]​ Su abuelo, Thomas Watt, fue profesor de matemáticas y magistrado de la baronía de Cartsburn.

El delicado estado de salud de James durante la infancia le impidió asistir al colegio con regularidad, siendo educado fundamentalmente por su madre, aunque posteriormente asistió a la escuela de Gramática de Greenock. Demostró gran habilidad manual y aptitudes para las matemáticas, mientras que no le interesaban el latín y el griego.


Máquina de vapor de Watt, procedente de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, expuesta en el vestíbulo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid.
Busto de James Watt en la Galería Nacional Escocesa del Retrato.
Motor de vapor diseñado por Boulton & Watt. Grabado de un motor en el libro publicado en 1878 en Nueva York: A History of the Growth of the Steam Engine, de Robert H. Thurston. Disponible en https://www.gutenberg.org/ebooks/35916.
Animación del sistema “Sol y planeta” usando piezas de Meccano. Nótese que si el número de dientes del “Sol” y del “planeta” son los mismos, el árbol de transmisión gira dos vueltas por una del planeta.
Cámara de condensación original de James Watt.
Estatua de Watt en la Chamberlain Square delante de la Birmingham Central Library (biblioteca) en Birmingham. Obra de Alexander Munro, 1868.
Estatua de James Watt obra de Chantrey, cerca de la Catedral de San Pablo en Londres.
Estatua de James Watt en la plaza City Square de Leeds.
El llamado originalmente James Watt Memorial College en Greenock Escocia, predecesor del actual James Watt College.