José Martínez de Sousa


José Martínez de Sousa (O Rosal, Pontevedra, 25 de octubre de 1933) es un bibliólogo, tipógrafo, ortógrafo, ortotipógrafo y lexicógrafo español. Fue presidente de la Asociación Internacional de Bibliología (AIB) desde 1998 hasta 2000 y actualmente es presidente de honor de la Asociación Española de Bibliología (AEB). Está considerado una de las máximas autoridades en tipografía, en ortotipografía y en bibliología.[1][2]

Nació en San Miguel de Tabagón, parroquia de O Rosal (Pontevedra), a orillas del Miño. Antes de cumplir los tres años, la familia se trasladó a Valdemiñotos, aldea a un kilómetro escaso tierra adentro. Debido a las penurias de la época, apenas pudo asistir unos meses a la escuela, ya que su ayuda hacía falta en casa para sobrevivir. Por las mañanas, tal y como cuenta en su autobiografía,[cita requerida] pastoreaba una vaca o una becerra, y por la tarde contribuía como podía al mantenimiento de la maltrecha economía doméstica.

En diciembre de 1943, con diez años de edad, se traslada a Sevilla junto a su madre; allí ella muere a los pocos meses, en febrero de 1944. Debido a ello es internado en un colegio para niños pobres y huérfanos llamado Hogar de San Fernando, un viejo edificio de la calle Cardenal Cervantes, regido por las Hijas de la Caridad. En 1948 fue trasladado a un nuevo colegio, de idéntico nombre, esta vez en la calle Don Fadrique, en el popular barrio sevillano de la Macarena, regido por los salesianos. En octubre de 1950 ingresó en el taller escuela de artes gráficas del colegio, donde comenzó sus estudios de tipografía y el oficio de cajista.

En agosto de 1952 salió del colegio y volvió a El Rosal; pero pronto tuvo que abandonarlo de nuevo, esta vez para ingresar voluntariamente en el Ejército, en Madrid, donde permaneció tres años, uno de ellos como topógrafo y dos como tipógrafo. La continuidad de sus estudios de tipografía fue lo que le aconsejó el ingreso en el Ejército como voluntario. Lo que nunca supo fue si el envío a practicar la topografía en vez de la tipografía fue producto de una confusión.

Al término del compromiso con el Ejército, en 1955, se orientó hacia la práctica de la tipografía. En 1957 se trasladó a Barcelona y en mayo de ese año ingresó en Editorial Bruguera, en la que permaneció hasta octubre de 1965. De aquí pasó a La Vanguardia, donde estuvo dos años y medio, y a Tele/eXpres, solo tres meses. A principios de 1966 ingresó como eventual en la Editorial Labor, de la que pasó a ser empleado fijo en 1968, después de salir de La Vanguardia. En la Editorial Labor permaneció veinticinco años y allí publicó su obra Diccionario de tipografía y del libro (1974), primera de una larga serie de veinte títulos que se convirtieron en obras de referencia en español sobre ortotipografía y bibliología, y cuyos criterios en muchos casos fueron adoptados con posterioridad en libros de estilo de editoriales y en diccionarios de dudas.[3]