Julián Castro Contreras


Julián Castro Contreras (Petare, 12 de junio de 1805-Valencia, 12 de junio de 1875) fue un militar y político venezolano. En 1858 comandó la llamada Revolución de Marzo contra el gobierno de José Tadeo Monagas y luego de su derrocamiento fue nombrado presidente, cargo que ocupó por 17 meses hasta el 2 de agosto de 1859, cuando fue depuesto.[1]​ Su presidencia fue el preludio que desencadenaría la guerra civil más importante de la historia de Venezuela, la Guerra Federal.[1]

Nació en Petare el 12 de junio de 1805. Sus padres fueron Juan Manuel Castro y Margarita Contreras. Tenía un hermano, Inocente Castro. Ingresó al Ejército y en 1830 ostentó el grado de Alférez. En 1835, como Capitán, participó en la Revolución de las Reformas que sacó del poder al presidente José María Vargas. Derrotado en el golpe, fue encarcelado, pero liberado algunos años después. Luego él y su hermano se mudaron a Bejuma.

Se casó con María Nieves Briceño, hija natural de José Laurencio Silva, héroe de la Guerra de Independencia de Venezuela, y tuvo cuatro hijos: Julián, Inocente, Ramón y Francisco de Paula.

A partir del ascenso de José Tadeo Monagas a la Presidencia en 1847, Castro comenzó a ascender en el sistema militar. En 1849 fue ascendido a Comandante. En 1849 fue comisionado para luchar contra José Antonio Páez, quien encabezó una insurrección contra Monagas, y se ganó cierta fama de valeroso. Tras varios ascensos, ascendió al grado de General de Brigada en 1853; al año siguiente, fue nombrado Comandante Militar de Valencia. En abril de 1856 Monagas nombró a Castro gobernador de Carabobo y lo ascendió a General de división.

El 1 de marzo Julián Castro, se pronunció en Valencia en contra del gobierno de José Tadeo Monagas. Luego de esto Castro inició su marcha hacia Caracas con 5.000 hombres mal armados, lo que de inmediato evidenció que el régimen había perdido el apoyo necesario para combatir la insurrección. Monagas envió al general Carlos Luis Castelli en contra de los insurrectos, que fueron inicialmente derrotados en combates menores.

La situación empeoró para Monagas cuando los veteranos que formaban parte de su ejército, desertaron en masa y se incorporaron a los rebeldes o actuaron en forma indecisa, lo que llevó a los rebeldes a duplicar sus tropas cuando llegaron a las afueras de Caracas.


María Nieves Briceño, esposa de Julin Castro.