Kremlin de Moscú


El Kremlin de Moscú (en ruso, Моско́вский Кремль, transliterado: Moskovskiy Kreml') es un conjunto de edificios civiles y religiosos situado en el centro de Moscú, frente al río Moscova en el sur, la Plaza Roja en el este y el Jardín de Alejandro en el oeste.

Es el más conocido de los kremlin rusos e incluye cuatro palacios y cuatro catedrales, agrupados en el interior de un recinto delimitado por la Muralla del Kremlin, que incluye las torres del Kremlin. Su nombre se ha transformado desde la época de la Unión Soviética en sinónimo del gobierno de Rusia, de manera similar a como sucede con la Casa Blanca para el gobierno de los Estados Unidos.

Moscú en los siglos XI y XII era una población eslava, con una pequeña ciudadela, la morada fortificada del boyardo de la localidad Kuchka. En la antigüedad la palabra "kreml" se usaba para denominar la parte amurallada en el centro de una ciudad. En 1147 se hizo mención de Moscú por primera vez, y en 1156 se excavó un foso y se erigió una muralla de tierra. Para finales del siglo XII se construyó un fuerte amurallado alrededor de la colonia de mercaderes y artesanos que se congregaban en Moscú como en un refugio. En ese entonces, toda Moscú ocupaba una tercera parte del área del actual Kremlin. En 1238 la ciudad se opuso a las hordas mongoles y en el siglo XIII, mientras el país se recuperaba de la devastación hecha por los tártaros y los mongoles, Moscú ganaba prominencia.

A principios del siglo XIV Moscú llega a ser capital del principado. En el Kremlin se construye una fortaleza de piedra blanca y pasa por un período de reconstrucciones radicales:

De 1344 a 1346 se decoraron todas las iglesias con frescos e iconos. Bajo las órdenes del príncipe Dmitri Donskói se levantó la gigantesca fortaleza de piedra blanca con nueve torres. La construcción se terminó en dos años. Hacia finales del siglo XV el Kremlin se convirtió en el centro de la cultura rusa. El principado se convirtió en el estado de Moscovia. Los doscientos años de lucha para unificar a Rusia culminaron con el nacimiento del estado centralizado más grande de Europa. Durante los siglos XV y XVII se construyeron los monumentos arquitectónicos que se han conservado hasta nuestros días. La construcción transformó el Kremlin, dándole una imagen singular y tan común a todo el mundo:

En el siglo XVI los viejos edificios del Kremlin son modificados y sometidos a una reparación general. Durante las varias invasiones a Rusia (1605-1618), debilitada por el Tiempo de problemas, las tropas de la Mancomunidad de Polonia-Lituania tomaron Moscú y Kremlin del 27 de septiembre de 1610 al 4 de noviembre de 1612, hasta que fueron expulsados por el alzamiento patriótico de Rusia. De 1635 a 1656 son construidas las Cámaras del Patriarca y la pequeña Iglesia de los Doce Apóstoles. El incendio de 1710 destruyó todos los edificios de madera de la parte del noroeste del Kremlin.


Central Moscow.svg
Kremlin de Moscú
Localización en Moscú
Vista aérea del Kremlin.
Los diques del Kremlin al atardecer.
Iglesia de los Doce Apóstoles
Plano del Kremlin en 1917
No sobrevivió el edificio en el Kremlin: la Iglesia de San Juan Bautista, la torre Borovítskaya y los Establos reales. VF Alekséiev, 1800
Giacomo Quarenghi. Vista de la Plaza de las Catedrales del Kremlin de Moscú. 1797. Museo del Hermitage
Torre de Constantino y Helena. Una vez que la puerta principal del Kremlin. A principios del siglo XIX. Puertas estaban previstas para rellenarlas parcialmente