Línea 4 del Metro de Santiago


La Línea 4 es una de las siete líneas que conforman actualmente la red del Metro de Santiago en la capital de Chile. Tiene 23 estaciones y 24,7 kilómetros construidos en ocho comunas. Está conectada con las líneas 1 en Tobalaba, 3 en Plaza Egaña, 4A en Vicuña Mackenna y 5 en Vicente Valdés. Además, desde 2030 hará combinación con la nueva Línea 8 en Macul. El color distintivo es el azul.

En 2021, la línea 4 concentró el 14,9 % del total de viajes realizados en el Metro de Santiago, convirtiéndose en la cuarta línea más utilizada del sistema.[1]

Días después de la segunda cuenta pública al país del gobierno de Ricardo Lagos, el 23 de mayo de 2001 fue anunciado el principal proyecto respecto al Metro: la construcción de la Línea 4. El plan, anunciado como una consolidación del Metro como eje estructurante del transporte santiaguino, consistía de una línea desde la estación Tobalaba a lo largo de la avenida homónima, siguiendo luego la Avenida Circunvalación Américo Vespucio hasta la intersección con la estación terminal de la Línea 5, Bellavista de La Florida. Desde allí, la nueva línea tendría dos ramales: uno al sur por avenida Vicuña Mackenna hasta llegar al centro de Puente Alto y otra hacia el poniente llegando a la Línea 2 en la estación La Cisterna que se encontraba en construcción como parte de los proyectos de extensiones.[2]​ Inicialmente se habían barajado otras opciones, como por ejemplo una extensión de la Línea 5 a Puente Alto, un trazado exclusivamente por Américo Vespucio desde Tobalaba a La Cisterna, y la creación de una línea independiente desde Bellavista de La Florida hacia Puente Alto, entre otras.[3]

Las obras de la Línea 4 se iniciaron en Puente Alto el 2 de julio de 2002.[4]​ Dicha línea reforzaría la red en el sector oriente de la ciudad, cubriendo un total de 11 comunas y una demanda anual estimada en el momento de 350 millones de pasajeros al año. La línea sería construida en subterráneo en su tramo entre las estaciones Tobalaba y Grecia, en trinchera a lo largo de la Autopista Vespucio Sur y en viaducto elevado sobre avenida Vicuña Mackenna hasta Puente Alto. Se estimó que el costo sería de 1007 millones de dólares.[2]​ En su proyecto inicial, presentado en 2003, la Línea 4 contemplaba una potencial estación futura en la Plaza Arturo Prat, al sur de la estación Plaza de Puente Alto, en la intersección de las avenidas Concha y Toro y Sargento Menadier.[5]

La Línea 4 introduciría los trenes con ruedas de acero y para la licitación se presentaron diversos conglomerados. La francesa Alstom mantuvo el contrato con el Metro de Santiago para el proyecto, derrotando a las propuestas de Siemens AG, Bombardier y CAF. Hyundai, que había manifestado interés, no pudo participar en la licitación al llegar con un retraso de dos horas al cierre de las postulaciones.[6]


Tren detenido en estación Francisco Bilbao.