La Cosiata


La Cosiata, también conocida como la Revolución de los Morrocoyes, fue un movimiento político separatista que inició en la ciudad de Valencia, Venezuela, llevado a cabo por el general José Antonio Páez y Miguel Peña Páez el 30 de abril de 1826,[1]​ con la finalidad de separar a Venezuela de la Gran Colombia.

Originalmente el movimiento iba dirigido a exigir la reforma de la Constitución de Cúcuta y anunciar el rompimiento con las autoridades de Santa Fe de Bogotá, pero con intenciones de seguir bajo la protección del Libertador Simón Bolívar. Otros sin embargo concluyen que estos acontecimientos se veían venir desde el nacimiento de la República de la Gran Colombia, ya que al constituirse la misma se adoptaba un sistema de tipo centralista en manos de las élites políticas y económicas, el sistema de gobierno se había convertido en absolutista, aunado a ello las autoridades venezolanas tenían que estar supeditadas a la decisión del senado de Gran Colombia (Nueva Granada, Venezuela y Ecuador), en Perú y Bolivia se daban noticias sobre nueva constitución de tipo vitalicio y esto no era visto como una buena decisión, varias regiones incluso Venezuela pedían autonomía en decisiones y no se viera en teoría que varios años de lucha independentista y logros de libertad alcanzados en el campo de batalla fueran mal utilizados. Es este el evento el que en definitiva marcará el nacimiento de la República de Venezuela.

El origen de este nombre con el que se conoce este movimiento político, es un poco extraño a los ojos de quien busca su significado, pero según investigaciones realizadas por el historiador, profesor José M. Ameliach N., plasmadas en su artículo "La Cosiata fue el Principio del Fin", edición del diario El Informador de Barquisimeto, con fecha 22 de enero de 2012, su significado etimológico nace en la característica propia de la población venezolana de la época que colocaba un determinado nombre a alguna eventualidad política, por ese entonces había llegado al país un comediante italiano que usaba en sus presentaciones la palabra Cosiata, para referirse a los hechos teatrales sin importancia o significado, y como esa era la palabra de moda para la ocasión resultó siendo la empleada como reseña por los medios de comunicación escritos.


General Francisco de Paula Santander. Boceto de Helen Bedout, 1819.