Hoz y martillo


La hoz y el martillo (Unicode: ) es un símbolo que representa la unión de los trabajadores, generalmente es usado para representar al comunismo, así como a sus partidos. Está compuesto por una hoz superpuesta a un martillo. Estas dos herramientas son un símbolo del proletariado industrial y del campesinado, respectivamente; el hecho de que estén una sobre la otra simboliza la unidad entre todos los trabajadores.

El símbolo ―llamado серп и молот, serp i molot en idioma ruso― es conocido sobre todo por haber sido parte, junto con la estrella roja, de la bandera roja de la Unión Soviética (URSS).

Desde las civilizaciones nórdicas hasta la masonería, la hoz y el martillo como símbolos han tenido algún grado de presencia y representación heráldica. En el siglo XIX ambos fueron usados como representación de los trabajadores por el movimiento obrero en Europa y América. En los pesos chilenos estuvo presente el emblema de la hoz y el martillo desde 1894 a 1942, mucho antes por lo tanto que su oficialización en la URSS.[1]

La representación de la unión del proletariado industrial y el campesinado, consigna de Lenin, se consiguió combinando dos de las herramientas representativas de ambos. En 1917, tras la Revolución de Octubre la unión de obreros y campesinos es adoptada en la nueva organización política como la base del Estado.

Antes de la adopción definitiva de la hoz y el martillo se desarrollaron diversas variantes combinando el martillo, que tradicionalmente ha representado en Europa a los obreros, con herramientas usadas por los campesinos, como el rastrillo, la horca, el arado... En abril de 1918, el moscovita Yevgueni Kamzolkin presentó una versión en la que se combinaba la hoz, como símbolo que representa al campesinado, y el martillo, como símbolo en representación del proletariado industrial. Esa propuesta fue aprobada oficialmente en el marco del Quinto congreso de los Soviets en el verano de ese mismo año.

Yevgueni Kamzolkin provenía de una familia acaudalada y era profundamente religioso, no era comunista. Formó parte de la Sociedad artístico-mística Leonardo Da Vinci y comprendía perfectamente el significado de los símbolos.


La hoz y el martillo grabados en piedra.
Sándor Pinczehelyi, el martillo (industria) y la hoz (agricultor).
La hoz y el martillo en la bandera de la Unión Soviética.
El «crucifijo comunista» que Luis Espinal talló en los años 1970. El 9 de julio de 2015, Evo Morales regaló al papa Francisco una réplica de este crucifijo.[8]