Lago de Maracaibo


El lago de Maracaibo o lago Coquivacoa es un ancestral lago costero de agua dulce ubicado en la parte más occidental de Venezuela, entre los estados de Zulia, Trujillo y Mérida. Según los autores, se le define como una gran bahía semicerrada y salobre,[1]​ o más comúnmente se lo considera un lago, aunque en los actuales momentos por sus características geológicas no debe ser considerado como tal;[2]​ con una superficie de entre 13 210 a 13 820 km²,[3]​ es el más grande de América Latina y el 19º entre los lagos más grandes del mundo. El registro geológico demostró que en el pasado ha sido un indiscutible lago, y como tal, el segundo más antiguo de la Tierra, con una antigüedad de entre 20 y 36 millones de años.[4]​ Si bien se conecta al mar de manera similar a una albufera, la enorme antigüedad, su historia geológica y la importante profundidad del Maracaibo lo diferencian de las verdaderas albuferas, las que poseen una historia geológica moderna (con antigüedades de pocos miles de años) y una escasa profundidad (generalmente menor a 5 metros) que las relaciona con las lagunas.[5]

En el extremo norte se conecta con el golfo de Venezuela por un estrecho de 55 km. Es alimentado por numerosos ríos, el más grande es el río Catatumbo. La cuenca de Maracaibo es una de las zonas de mayor riqueza petrolífera del mundo con más de 15 000 pozos perforados en su cuenca desde 1914. En esta área se presenta el denominado relámpago del Catatumbo, fenómeno que mediante 1 176 000 relámpagos por año, genera hasta cerca del 10% del ozono atmosférico del planeta. Era llamado Coquivacoa por los aborígenes.

La costa oriental del Lago de Maracaibo se une con la occidental gracias al puente General Rafael Urdaneta, de 8678 metros de longitud, ostentando el título de ser el puente de hormigón sobre pilones más largo del mundo al momento de su inauguración en 1962. Ubicado en la parte sur del Estrecho de Maracaibo, tiene dos canales en cada sentido del tránsito, en tanto que su altura permite el paso de embarcaciones de hasta 45 metros de altura sobre el agua.

El lago de Maracaibo se encuentra dentro de la cuenca del mismo nombre, es una fosa tectónica formada durante el Jurásico, como un rift formado durante el desmembramiento de Pangea. Durante la historia de la cuenca ha tenido diferentes tamaños y formas, y ha estado seco o ha sido parte del mar abierto. Ha sido lago desde el Plioceno como un lago natural de agua dulce sin salida al mar. La cuenca del lago de Maracaibo está delimitada por 3 fallas que forman un triángulo que apunta hacia el sur, que son: falla de Oca - Ancón (que pasa por los Montes de Oca y el pueblo del Ancón de Iturre en realidad nace en la Sierra Nevada de Santa Marta y termina en la desembocadura del Río Tocuyo, en el mar Caribe); la falla de Boconó, (entre el nudo de Pamplona y la desembocadura del río Tocuyo) y la falla de Santa Marta, entre el nudo de Pamplona y la Sierra Nevada de Santa Marta, pasando por Santa Marta.


Lago de Maracaibo.
Contaminación por Lemna sp y desperdicios humanos.