Lazo corredizo


El lazo corredizo o reata es una herramienta asociada con los pastores-jinetes de algunas culturas, aunque puede usarse desde tierra por peones sin montura. También ha sido utilizado como arma o herramienta para cazar en muchas ocasiones. Su uso más común ha sido siempre por parte de los peones agrícolas llamados vaqueros,charros, chinacos,cow-boy's, etc para el manejo del ganado, especialmente caballos y vacunos.

Un lazo corredizo es una cuerda con una pequeña gaza fija en uno de los extremos y la misma cuerda que pasa holgada por la gaza formando un lazo que puede ensancharse o estrecharse. Cuando se enlaza un objeto o una parte de un animal o persona, la acción de tensar la cuerda (directamente o por movimiento relativo de la parte enlazada) aprieta el lazo y sujeta dicha parte con firmeza. La gaza (en inglés "honda") puede estar formada por la misma cuerda anudada con un nudo adecuado (no corredizo),[1]​ fue una baga empesolada (de la misma cuerda sobre sí misma o un trozo suplementario), el jefe de la cuerda ello formando una baga y encuadernado de lado, una gaza de cuero unida a la cuerda, o una anilla metálica.

En épocas actuales debido al cine, la visión más inmediata es la de los cow-boys, charros y gauchos en las películas y los rodeos.

Un bajorrelieve de un templo de Abidos (c. 1280 aC) muestra el faraón Seti I con un lazo corredizo parado en la mano derecha y a punto de enlazar un toro. La epopeya persa Xahnamé (Shahnameh en inglés) o El Libro de los Reyes hace numerosas referencias al lazo corredizo como arma.[2]​ Los tártaros usaban el lazo habitualmente.[3]​ Muchos pueblos nómadas empleaban el lazo: los sármatas,[4]​ los ávaros, los magiares,[5]​ algunas tribus turcas, los búlgaros.[6]​ Un libro bizantino, el Strategikon de Mauricio, incluía el lazo en el equipamiento de los soldados a caballo.[7]​ El mismo nombre de "lazo" parece derivar del latín " laqueus ", el lazo que introdujeron los romanos al conquistar la península ibérica.[8]​ Los mismos españoles incorporaron un gran número de elementos árabes, así a las Américas no pasó un lazo único sino varios que dieron lugar a preferencias en el desarrollo de distintos usos. Tradicionalmente, desde antes del siglo XV se usaban en León, ambas Castillas, Andalucía y Extremadura, que tenían sus propias variedades de acuerdo al uso que se hacía de él. Los distintos lazos se acompañaban de herramientas específicas adaptadas a cada lazo, como sillas de montar, técnicas de lanzamiento y manejo, cuadrillas, cinchados y cuerdas de diferentes grosores y resistencias según su utilidad, por ejemplo la caza a lazo, era un tipo de uso distinto al del manejo de los toros, ya que dependiendo de cada animal había que adaptar las técnicas. La introducción del lazo dio origen al Coleo, y el rodeo entre otras formas de manejo de ganadería.


Toro a punto de ser capturado con un lazo durante un rodeo.
Bajorrelieve del templo de Seti en Abidos (Egipto) mostrando el faraón dispuesto a enlazar un toro sagrado.