Lengua franca


Una lengua franca[1]​ o lengua vehicular[2]​ (también en latín medieval e italiano lingua franca) es un idioma adoptado de forma tácita para un entendimiento común entre personas que no tienen la misma lengua materna. La aceptación puede deberse a mutuo acuerdo o a cuestiones políticas, económicas, etc. Es importante distinguir propiamente la expresión lengua franca de las de lengua oficial, lengua clásica, o lengua diplomática, con los que comparte el uso como interlingua entre hablantes de diferentes lenguas maternas, frecuentemente por acuerdo o conveniencia más que por imposición legal.

En algunos contextos lengua vehicular se refiere solo a la lengua predeterminada o preferida de uso en un determinado ámbito, cuando existen diferentes lenguas posibles. Mientras que lengua franca casi siempre responde a una situación donde muchas personas de manera informal y por conveniencia adoptan una lengua para la comunicación aun cuando no exista una norma jurídica preferente que así lo indique.[cita requerida]

En particular, una característica notoria de una lengua franca es el ser lengua de propósito general, usada en contextos hablados para la comunicación entre diversos grupos o nacionalidades; eso las diferencia de las lenguas clásicas que suelen usarse en el registro escrito, las lenguas diplomáticas que tienen un ámbito restringido o las lengua oficiales cuyo uso está respaldado legalmente.[cita requerida]

Lengua franca (del latín tardío lingua franca) se llamó originalmente al idioma fráncico (germánico), hablado en tiempo de Carlomagno. Luego se llamó así al latín [cita requerida] y más recientemente al sabir, una lengua con elementos léxicos del francés, italiano, español, árabe, turco y algunas más, usada en el pasado en la cuenca mediterránea, particularmente su parte oriental y en el norte de África para entenderse los habitantes de estos países con los europeos en sus relaciones comerciales.

Lengua vehicular es un término lingüístico neutro que se refiere al rol que juega una lengua en un determinado contexto;[2]​ lengua franca se refiere históricamente a una lengua híbrida, sin hablantes nativos, resultado del contacto entre hablantes de distintas lenguas, y que encuentran puntos comunes para entenderse.[1]​ El uso reciente de lengua franca para referirse por metonimia a las grandes lenguas vehiculares ha difuminado esta diferencia.[3]

Existen asimismo idiomas con características muy parecidas a las lenguas anteriores, pero creados con el propósito de convertirse en lingua franca de consenso entre hablantes sin el mismo idioma materno, como es el caso del esperanto, del ido o de la interlingua.


Diccionario de una lengua franca basada en el francés