Canis lupus


El lobo (Canis lupus) es una especie de mamífero placentario del orden de los carnívoros. El perro doméstico (Canis familiaris) se considera miembro de la misma especie según distintos indicios, la secuencia del ADN y otros estudios genéticos.[2]​ Sin embargo, desde 1758 se consideró una especie distinta por el biólogo Carl Linneaus en la décima edición de Systema naturæ.[3][4]​ El primer registro fósil data de hace ochocientos mil años.[5]​ Antaño los lobos fueron abundantes y se distribuían por Norteamérica y Eurasia. No obstante, por una serie de razones relacionadas con el hombre, los lobos habitan únicamente en una muy limitada porción del que antes fue su territorio.

Aunque está clasificada como una especie poco amenazada de extinción en algunas regiones, incluyendo la parte continental de los Estados Unidos de América, la especie está listada como en peligro o amenazada. Los lobos son cazados en muchas áreas del mundo por la amenaza que representan para el ganado, así como por deporte.[6]

El término "lobo" deriva del latín lupus, con el mismo significado. En zoología se usa también para definir una especie de pez teleósteo de doce centímetros de largo, un pez selacio de dos metros de longitud, para el mamífero similar a la foca, si se añade el adjetivo "marino", y para el lince, si se añade el adjetivo "cerval". También designa una máquina usada en hilandería para el trabajo del algodón y como sinónimo de embriaguez (en desuso). En Perú se usa como sinónimo de astuto.[7]

Se habla de un "lobo de mar" para referirse a un marinero experimentado mientras que, cuando se dice que un grupo de personas son "lobos de una camada", lo que significa en realidad es que comparten intereses comunes que les llevan a mantener una relación cordial.[8]​ Por otra parte, en latín el término lupa ‘loba’ se usaba para calificar a las rameras. De hecho, según Tito Livio, es posible que la historia de la loba Luperca fuera usada para encubrir a una prostituta.

Miacis es un representante de un grupo de carnívoros primitivos que fueron los antepasados de los carnívoros modernos (orden Carnivora), pero solo la especie Miacis cognitus es un auténtico carnívoro.[9]​ Así pues, Miacis puede ser considerado el género de mamíferos carnívoros precursor de los caniformes modernos. Se cree que el antepasado común de los miácidos y de los viverrávidos (los carnívoros basales precursores de los feliformes) vivió durante el final del Cretácico superior.[10]


Los lobos suelen tener el pelaje de varios colores mezclados.
Fragmento mandibular de Canis lupus mosbachensis, lobo del Pleistoceno medio europeo. Cueva de L'Aragó, Tautavel, Francia.
Esqueleto de lobo.
Joven lobo con ojos amarillos-dorados.
Lobo vigilando su madriguera.
Lobezno.
Una manada hostigando a un bisonte.
Una manada de lobos italianos en el Parc des Loups.
Manada de lobos en el parque nacional Yellowstone.
Un lobo olfateando su territorio.
Expresión defensiva.
Expresión de temor.
Suspicacia.
Lobo aullando.
Subespecies: De izquierda a derecha y de arriba abajo: lobo común, lobo ibérico, perro, lobo del Mackenzie, dingo, lobo italiano, lobo indio, lobo tibetano y lobo ártico.
Distribución de las subespecies de lobo.
Principales áreas de distribución actual de las subespecies de lobo
La caza del lobo de Alexandre-François Desportes.
Reintroducción del lobo en Yellowstone.
Escudo del Valle de Salazar.
Huellas de lobo.