Lord Rayleigh


John William Strutt, tercer barón de Rayleigh, también conocido como lord Rayleigh, (Reino Unido: /lɔːd ˈɹeɪli/; Langford Grove, Essex, 12 de noviembre de 1842-Witham, Essex, 30 de junio de 1919) fue un físico y catedrático universitario británico galardonado con el Premio Nobel de Física en 1904. Estableció la existencia de los gases nobles, descubriendo el argón e investigando las propiedades físicas de los gases.[1]

En 1873, a la muerte de su padre, John James Strutt, heredó el título de barón. Debido a su naturaleza enfermiza, padeció problemas de salud durante los primeros años de su vida.

Estudió matemáticas en el Trinity College de la Universidad de Cambridge en 1861, graduándose en 1865. Comenzó a trabajar en 1879 como profesor de física experimental en dicha universidad y como director del Laboratorio Cavendish de física experimental (1879-1884).

En 1887 se trasladó a Londres, donde fue profesor de filosofía natural de la Real Institución hasta 1905. Fue también secretario de la Real Sociedad de Londres (1887-1896) y presidente de la misma (1905-1908). Desde 1892 hasta 1901 actuó como gobernador del condado de Essex por expreso deseo del rey y fue canciller de la Universidad de Cambridge desde 1908 hasta 1919. Fue cristiano.

Las primeras investigaciones de Rayleigh se recogen en su obra The Theory of Sound (2 vols., 1877-78), en la que se describe un nuevo procedimiento para medir las vibraciones acústicas. En el campo de la óptica realizó una serie de trabajos sobre la polarización de la luz, contribuyó a la teoría de la radiación del cuerpo negro y logró dar una explicación del color azul del cielo. Además fue el responsable de la determinación de unidades eléctricas de medida y realizó trabajos sobre la luz, el color, la electricidad, la dinámica de la resonancia, las vibraciones de gases y los sólidos elásticos.

También hizo estudios acerca de la capilaridad y del electromagnetismo y aportó ideas a la teoría de la formación y estabilidad de las venas líquidas. Pero probablemente su labor científica más importante consistió en la cuidadosa determinación de las densidades de los gases atmosféricos. Buscando una explicación a la diferencia de densidades del nitrógeno del aire y del obtenido a partir del nitrato amónico, descubrió, en colaboración con sir William Ramsay, el elemento argón (1894).


John William Strutt