Lugansk


Lugansk (en ruso: Луга́нск) o Luhans'k (en ucraniano: Луга́нськ; AFI: [lu'ɦɑnʲsʲk]) es una ciudad situada en la confluencia de los ríos Lugán y Oljóvaya, de iure centro administrativo de la óblast de Lugansk. Desde abril de 2014, la ciudad está administrada de facto por la República Popular de Lugansk (Rusia).

Es uno de los centros industriales de la cuenca minera del Donets, donde se fabrican productos como equipamiento para minería y ferrocarriles, alimentos procesados y herramientas. La ciudad cuenta con una escuela de medicina y un instituto de agricultura.

Fundada en 1795 como núcleo siderúrgico, Lugansk creció cuando la minería de carbón a gran escala comenzó a desarrollarse en la región, alrededor de 1890. Durante 43 años (entre 1935 y 1958, y nuevamente entre 1970 y 1990) la ciudad se llamó Voroshilovgrado (Voroshilovgrad) en honor al militar soviético Kliment Voroshílov.

En 2014, la ciudad de Lugansk se convirtió en uno de los principales focos de las revueltas prorrusas contra el gobierno de Kiev, llegándose a proclamar la República Popular de Lugansk, como ya ocurriese en otras ciudades de la región como Donetsk.

Después de la contraofensiva de Ilovaisk, fuerzas de la RPL recuperaron Lutúgine y otros suburbios de Lugansk. Las fuerzas ucranianas se retiraron del aeropuerto internacional de Lugansk el 1 de septiembre después de un violento combate.[1]

La ciudad se ubica en una planicie ondulante que se eleva desde el valle del Donéts, de norte a sur, hasta la cresta del Donéts. Formado por capas gruesa de rocas sedimentarias de los antiguos océanos que existieron alguna vez allí. El punto más elevado es monte Mechetnaya (367 m sobre el nivel del mar). La principal fuente de agua es el río Donéts. En la zona hay vegas cubiertas de arena, que en ocasiones forman dunas.[2]