Luis I de Baviera


Luis I de Baviera (en alemán: Ludwig I. von Bayern; Estrasburgo, 25 de agosto de 1786-Niza, 29 de febrero de 1868) fue rey de Baviera de 1825 a 1848 al suceder a su padre, el rey Maximiliano I.

Luis era el hijo primogénito del rey Maximiliano I de Baviera y de su primera esposa, la princesa Augusta Guillermina de Hesse-Darmstadt. Durante su juventud adquirió el gusto por las artes, efectuando numerosos viajes a Italia. Tomó parte en las guerras napoleónicas, inicialmente con las tropas de Napoleón Bonaparte, para luego cambiar de bando en 1813.

En 1810, se casó con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen, a la que le sería repetidamente infiel; con motivo de las celebraciones nupciales, se realizaron celebraciones populares que son consideradas como el origen de la Oktoberfest, fiesta de la cerveza de Múnich.

Tras la muerte de su padre en 1825, Luis ascendió al trono. En 1833, favoreció la formación de la Unión Aduanera de Alemania. Adoptó una política constitucional moderada durante los primeros años de su reinado, pero más tarde gobernó como un monarca absoluto en respuesta al espíritu revolucionario que triunfaba en Europa. Los políticos católicos dominaron la vida del país en la última década de su mandato, pero no consiguieron que desterrara a su amante, la bailarina irlandesa Lola Montez.

Abdicó en favor de su hijo, Maximiliano II de Baviera, durante la Revolución de 1848, que se extendió desde Francia a otras partes de Europa. Posteriormente se trasladó a Francia, donde pasó casi todo el resto de su vida, muriendo en Niza en 1868.

Luis I contrajo matrimonio en Múnich el 12 de octubre de 1810[1]​ con la princesa Teresa de Sajonia-Altemburgo. La pareja tuvo en total nueve hijos:


Estatua de Luis I de Baviera frente a la universidad dedicada a él en Múnich.
Escudo de armas del rey Luis I de Baviera.