Luis XIV de Francia


Luis XIV de Francia (francés: Louis XIV), llamado «el Rey Sol» (le Roi Soleil) o Luis el Grande (Saint-Germain-en-Laye, Francia, 5 de septiembre de 1638-Versalles, Francia, 1 de septiembre de 1715), fue rey de Francia y de Navarra[1]​ desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte, con 76 años de edad y 72 de reinado.[4]​ También fue copríncipe de Andorra (1643-1715) y conde rival de Barcelona.

Luis XIV fue el primogénito y sucesor de Luis XIII y de Ana de Austria (hija del rey Felipe III de España). Incrementó el poder e influencia francesa en Europa, combatiendo en tres grandes guerras: la Guerra franco-neerlandesa, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española. La protección a las artes que ejerció el soberano Luis XIV fue otra faceta de su acción política. Los escritores Molière y Racine, el músico Lully o el pintor Rigaud resaltaron su gloria, como también las obras de arquitectos y escultores. El nuevo y fastuoso Palacio de Versalles, obra de Luis Le Vau, Charles Le Brun y André Le Nôtre, fue la culminación de esa política. Al trasladar allí la corte (1682), se alejó de la insalubridad y las intrigas de París, y pudo controlar mejor a la nobleza. Versalles fue el escenario perfecto para el despliegue de destacados reyes de la historia francesa. Siendo su reinado el más duradero en la historia, consiguió crear un régimen absolutista y centralizado, hasta el punto que su reinado es considerado el prototipo de la monarquía absoluta en Europa. La frase L'État, c'est moi («El Estado soy yo») se le atribuye frecuentemente, aunque los historiadores la consideran una imprecisión histórica, ya que es más probable que dicha frase fuera forjada por sus enemigos políticos para resaltar la visión estereotipada del absolutismo político que Luis XIV representaba, probablemente surgiendo la cita «El bien del Estado constituye la Gloria del Rey», sacadas de sus Réflexions sur le métier de Roi (1679). En contraposición a esa cita apócrifa, Luis XIV dijo antes de morir: Je m'en vais, mais l'État demeurera toujours («Me marcho, pero el Estado siempre permanecerá»).

Luis XIV nació el 5 de septiembre de 1638, en Saint-Germain-en-Laye, suceso que fue recibido como un don divino por sus padres, Luis XIII y Ana de Austria, los cuales no habían conseguido descendencia en veintitrés años; por ello fue bautizado como Luis Diosdado o Louis-Dieudonné (Dieudonné significa «dado por Dios»); también se le otorgaron los títulos de premier fils de France («primer hijo de Francia») además del tradicional de delfín de Francia.

Posteriormente, en el año 1640, Luis XIII y Ana tuvieron un segundo hijo, Felipe, que posteriormente sería duque de Orleans.


Coronación de Luis XIV en Reims en 1654.
Su matrimonio en 1660.
Expansión francesa bajo Luis XIV.
El palacio de Versalles, construido por Luis XIV.
Luis XIV.
Madame de Maintenon, segunda esposa de Luis XIV.
Luis XIV en el Asedio de Namur (1692), por Pierre Mignard.
Carlos II, último rey Habsburgo de España, cuya muerte daría pie a la Guerra de Sucesión.
Luis XIV (el Grande) en 1701, por Hyacinthe Rigaud.
Luis XIV (sentado) con su hijo el Gran Delfín (izquierda), su nieto Luis, duque de Borgoña (derecha), su bisnieto Luis, duque de Anjou, y Madame de Ventadour, institutriz del duque de Anjou, que encargó este cuadro. Al fondo se ven bustos de Enrique IV y de Luis XIII (c. 1710).
La efigie de la tumba de Luis XIV, cripta de la basílica de Saint-Denis, París.
La familia de Luis XIV donde aparece como Apolo, por Jean Nocret.
Una alegoría a Luis XIV, por Charles Le Brun.