Máscara


Una máscara o careta es una pieza normalmente adornada que oculta total o parcialmente el rostro. Las máscaras se han utilizado desde la antigüedad con propósitos ceremoniales y prácticos.

La palabra «máscara» tiene origen en el masque francés o maschera en italiano o másquera del español. Los posibles antepasados en latín (no clásico) son mascus, masca = «fantasma», y el 'maskharah' árabe = «bufón», «hombre con una máscara». Otro posible origen sería la combinación de las palabras "más" y "cara", haciendo referencia a las caras que se añaden al portar una máscara.

Se trata de una simplificación ornamental. Lo visible se reduce a los elementos básicos que transforman un rostro en máscara. Y la máscara es a su vez una representación, cargada de intenciones y simbolismos, convertidos en arquetipos que son parte del inconsciente colectivo e individual y representan los temores y aspiraciones de una civilización

Aunque a la máscara también se le llama “careta” es importante aclarar que esta se usa exclusivamente para cubrir el rostro y disimular los rasgos de la cara. En algunos países hispanoamericanos se les nombra careta de soldador a unas máscaras hechas de plástico negro, con una ventanilla de vidrio oscuro o sombreado, que cubre parcialmente la cara de la persona que suelda objetos metálicos con Soldadura De arco eléctrico, para evitar los efectos nocivos de la luz radiante que se produce durante el proceso del arco.

Los etnólogos sitúan el nacimiento de la máscara en el momento en que se produce la auto conciencia –conciencia de uno mismo-. Su uso se remonta a la más lejana antigüedad, encontrándose entre los egipcios, griegos y romanos. Los griegos las empleaban en las fiestas dionisiacas; los demás en representaciones escénicas.

En la Edad Antigua, las máscaras los hombres estaba estrechamente vinculado con los animales y con su mundo circundante, usaban las máscaras para relacionarse con ellos; conoce el miedo a las fuerzas por las que se encuentra amenazado: una tempestad, un animal salvaje o espíritus, por lo que considera necesarios símbolos y escudos protectores. Este sentimiento recae en todo el entorno y en que a todos los seres se les concede fuerzas sobrenaturales y sobre ellos se proyectan contenidos inconscientes; en consecuencia, se “personificaran” para influir en las fuerzas demoníacas.


Máscara veneciana
Taller de máscaras en Venecia
Actor griego, con máscara cómica. (Bronce s. III a. C.)
Máscara trágica romana
Máscara de Costa de Marfil
Cheroqui
Máscara de teatro Noh japonés
Rey Mysterio con su máscara para no ser reconocido
Grafiti de la máscara del luchador de lucha libre mexicano Blue Demon en Madrid, España
Las máscaras crecieron en demanda durante la COVID-19.
Máscara antigás
El uso de la máscara como elemento de castigo es común en las prácticas BDSM