Macizo de Altái


El macizo de Altái (en ruso, Алтайские горы [Altayskie gory]; en turco, Altağ o Altay, de Al, «oro» y tağ, «monte»; en mongol, Altain-ula, «montañas de oro») es una cordillera de Asia central, que ocupa territorios de Rusia, China, Mongolia y Kazajistán. En ella nacen los ríos Irtysh, Obi y Yeniséi. El término noroccidental de la cordillera se ubica en el 52º N y entre el 84º y 90º E (donde se fusiona con los montes Sayanes al este), y se extiende por el sudeste desde ese punto hasta aproximadamente 45°N 99°E / 45, 99, donde gradualmente pierde altura y se funde en el desierto de Gobi.

La cordillera es también conocida como el Ek-tagh. Las «Montañas Doradas de Altái» fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad natural de la UNESCO en el año 1998 debido a que «representa un centro importante y original de biodiversidad de flora de montaña y especies animales en Asia septentrional, cierto número de ellas son raras y endémicas».[1]

En el norte del macizo se hallan los montes Sailughem, también llamados Altái de Kolyvan, los cuales se estiran hacia el oeste de los montes Sayanes. Sus elevaciones máximas fluctúan en torno a los 1750 m. Los pasos montañosos que atraviesan la cordillera, como el Ulan-daban y el Chapchan-daban, son escasos y difíciles de cruzar. Al este y sudeste, esta cordillera está flanqueada por la gran meseta de Mongolia. En la zona norte del macizo de Altái se encuentran varios lagos, como el Ubsa-nor, a 750 m sobre el nivel del mar; el Kirghiz-nor y el Durga-nor. En esta zona de los Altái que quedan al norte de Tavan Bogd Uul (4.356 msnm) cabe diferenciar, además, entre el Altái ruso cuya máxima altitud es Gorá Beluja (4.506 m) y el Altái Mongol (Mongol Altái Nuruu) cuya cumbre es el Monch Chajrchan Uul (4.231 m), donde termina el Altái de Gobi.

En el este y en el sureste está el Changajn Nuruu, ya en Mongolia Central. Su mayor altura es Otgon Tenguer Uul (4.031 m). En los Altái centrales, los montes Sailughem son extremadamente escarpados y poco accesibles. En este sector se ubica la más alta cumbre de la cordillera, el monte Beluja, cuyas dos puntas alcanzan los 4.506 y los 4.440 m, respectivamente, y las cuales dan origen a varios glaciares. Acá también se encuentra el Kuitun (3.660 m) y otros picos menores. Además existen algunas mesetas de baja altura (como aquella donde se emplaza Tomsk) y el valle del río Katún, que junto al río Biya forman el río Obi. Desde estos valles, cubiertos de prados alpinos, se originan los más bellos paisajes del macizo de Altái, al contrastar el verdor de la vegetación con las cumbres de las montañas y sus glaciares. Las partes medias y bajas del valle de Bujtarmá han sido colonizadas desde el siglo XVIII por campesinos rusos y protestantes ortodoxos, quienes crearon allí una república libre en territorio chino; y luego que esta parte del valle fuera anexada por Rusia en 1869, fue rápidamente recolonizada. En las cercanías del lago Telétskoye habita el pueblo telengit.


Vista satélite de las montañas
Localización del macizo Altái.