María del Reino Unido (1776-1857)


María del Reino Unido (Palacio de Buckingham, 25 de abril de 1776 - Londres, 30 de abril de 1857) fue la undécima de los 15 hijos de Jorge III del Reino Unido y la duquesa Carlota de Mecklemburgo-Strelitz. Se casó con su primo, el príncipe Guillermo de Gloucester y Edimburgo, cuando ambos tenían 40 años. De los 13 hermanos que llegaron a la edad adulta, María fue la última en morir, y también fue la única de los hijos de Jorge III que llegó a aparecer en una fotografía.

María nació el 25 de abril de 1776, en el Palacio de Buckingham, Londres, 11ª hija del rey Jorge III del Reino Unido y de su esposa, la reina Carlota de Mecklemburgo-Strelitz. Fue presentada en la corte a los dieciséis años, durante el cumpleaños de su padre.

Vivía junto a sus hermanas Sofía y Amelia, y pasaban la mayor parte del tiempo juntas, aunque tenían habitaciones individuales. No estaban sometidas a la misma vigilancia que sus hermanas mayores, y pasaban mucho tiempo lejos de sus padres, con quienes se comunicaban por carta. Las tres princesas estaban consideradas unas niñas indómitas, como explica el pintor John Singleton Copley, que tenía mucha dificultad para pintarlas, ya que se negaban a quedarse quietas. En comparación con la formación cuidadosamente planeada de sus hermanas Carlota, Augusta e Isabel, la educación dada a estas tres princesas más jóvenes fue bastante relajada.[1]

En torno a 1796, María se enamoró del príncipe holandés Guillermo Jorge Federico de Orange-Nassau que estaba exiliado con su familia en Londres. Guillermo era hijo de Guillermo V de Orange-Nassau, y hermano menor del futuro rey Guillermo I de los Países Bajos. Sin embargo, no llegaron a casarse debido a que Jorge III dispuso que sus hijas mayores debían casarse primero. En 1799, el príncipe Guillermo murió de una infección mientras servía en el ejército, y a María se le permitió guardar luto oficial.

María sentía un especial afecto por su hermana más pequeña, la princesa Amelia, a quien cuidó devotamente durante su enfermedad, y cuya prematura muerte en 1810 la sumió en una profunda tristeza.

Aunque no le seducía la idea de casar a sus hijas, el rey Jorge había expresado su intención de encontrarles maridos adecuados cuando tuviesen edad para contraer matrimonio. Sin embargo, los frecuentes ataques de locura que sufría el rey, y el deseo de la reina de que sus hijas le hiciesen compañía mientras viviese, impidieron que las princesas fueran cortejadas por los posibles candidatos.


Retrato de los niños reales, María es la bebé que está siendo sostenida por sus hermanos Isabel y Adolfo, por Benjamin West.