Mar Negro


El mar Negro (en latín Pontus Euxinus) es un mar ubicado entre Europa oriental y Asia occidental. Se encuentra encerrado entre los Balcanes, la estepa póntica, Crimea, el Cáucaso y la península de Anatolia. El estrecho del Bósforo lo conecta con el pequeño mar de Mármara, y el estrecho de los Dardanelos conecta al anterior mar con el mar Egeo, que es una división del mar Mediterráneo. También está conectado con el mar de Azov, situado al noreste, por el estrecho de Kerch. El mar Negro forma una depresión elíptica con una pendiente de este a oeste, y tiene una superficie de 436 400 km² (sin incluir el mar de Azov), una profundidad máxima de 2212 m y un volumen de 547 000 km³.[1][2][3]​ Los países ribereños del mar Negro son, empezando por el sur y en sentido horario, Turquía, Bulgaria, Rumania, Ucrania, Rusia (el Krai de Krasnodar, el Óblast de Rostov y Crimea), y Georgia.[4]

Está delimitado por los montes Pónticos al sur y por las montañas del Cáucaso al este, y cuenta con una amplia meseta al noreste. Su mayor longitud de este a oeste es de 1 175 km. Entre las ciudades importantes de sus costas están: Batumi, Burgas, Constanza, Giresun, Hopa, Estambul, Kerch, Mangalia, Năvodari, Novorossiysk, Odesa, Ordu, Poti, Rize, Sinope, Samsun, Sebastopol, Sochi, Sozopol, Sujumi, Trabzon, Varna, Yalta y Zonguldak.

Existe una salida neta de agua de 300 km3 al año a través del Bósforo y del estrecho de Dardanelos hacia el mar Egeo, mientras que el agua del Mediterráneo discurre hacia el mar Negro como parte de un camino de ida y vuelta de intercambio hidrológico. El flujo que sale del mar Negro es más frío y menos salino, y el flujo que entra desde el Mediterráneo es más cálido y salino, por lo que este flujo es el resultado de los cambios de densidad causados por la diferente salinidad, lo que da lugar a una gran cantidad de agua anóxica a 150 m bajo la superficie, que tienen la particularidad de descomponer los barcos hundidos fabricados en hierro pero no así los barcos de madera.[5]​ El mar Negro también recibe agua del gran sistema fluvial de Eurasia por el norte del mar. Los ríos que le aportan más agua son el Danubio, el Dniéster, el Dniéper y el Don.

Los niveles de agua de este mar han variado significativamente a lo largo de la historia. Debido a estas variaciones del nivel del agua en la cuenca, los límites actuales de este mar han sido a veces terrazas geológicas secas. Cuando se dan determinados niveles de agua elevados es posible que el mar se conecte con otras aguas cercanas para estabilizarse. Es a través de una de estas rutas de conexión más activas, el estrecho turco, donde este mar se conecta con los océanos del mundo. Cuando este enlace hidrológico no está presente, el mar Negro se transforma en una cuenca endorreica que opera de forma independiente del sistema global de los océanos, como es el caso del mar Caspio. El estrecho turco conecta el mar Negro con el Egeo, y abarca el Bósforo, el mar de Mármara y el estrecho de Dardanelos.


Localización de las principales ciudades del mar Negro.
Puesta de sol en el mar Negro. Laspi, Crimea.
El estuario de Veleka en el mar Negro. Las corrientes del litoral han depositado sedimentos a lo largo de la costa creando formas de arena. Sinemorets, Bulgaria.
El mar Negro cerca de Constanza, Rumania.
La bahía de Sudak, Crimea.
Puerto de Poti, Georgia.
Costa del mar Negro con flora subtropical. Gagra, Abjasia.
Hielo en el golfo de Odesa.
Fotografía del Bósforo tomada desde la Estación Espacial Internacional.
Colonias griegas (del siglo VIII al III a. C.) del mar Negro (Euxine).
Mapa medieval del mar Negro realizado por Diogo Homem.
Flota de barcos en la bahía de Feodosia del mar Negro antes de la Guerra de Crimea (siglo XIX).
Yalta, Crimea.
Amasra, Turquía, está localizada en una pequeña isla del mar Negro.
Ordzhonikidze Health Resort en Sochi, Rusia.