Pasaje de Drake


El Pasaje de Drake o Paso de Drake, también llamado Mar de Hoces, es el tramo de mar que separa América del Sur de la Antártida, entre el cabo de Hornos (Chile) y las islas Shetland del Sur (Antártida). Este paso marítimo, a veces denominado impropiamente estrecho, es la más meridional de las rutas de comunicación entre el océano Pacífico y el océano Atlántico. Por el sur forma parte del indefinido océano Antártico y al este limita con el mar del Scotia. Su anchura mínima es de ochocientos a novecientos cincuenta kilómetros y sus aguas son tradicionalmente consideradas por los navegantes como las más tormentosas del planeta.

El nombre «Mar de Hoces» se utiliza en España, Argentina y otros países hispanohablantes por ser el navegante español Francisco de Hoces quien lo descubrió y el primero en atravesarlo en 1526 durante la expedición a las Molucas de García Jofre de Loaísa.[1]

El nombre de «Paso Drake» o Mar de Drake se utiliza en el mundo anglosajón, en la cartografía internacional y también en Chile, debido a que al corsario inglés Francis Drake lo cruzó sesenta años después. En septiembre de 1578, Drake cruzó el estrecho de Magallanes con su barco The Golden Hind, viajó hacia el sur y demostró a su rey que Tierra de Fuego no era un continente, como se creía hasta entonces en Inglaterra, sino una isla de regular tamaño.[2]​ El nombre es de uso generalizado: la cartografía oficial chilena lo denomina paso Drake y en Argentina se llama Pasaje de Drake (aunque existe un proyecto para renombrarlo mar de Piedrabuena).[3]

El pasaje es el cruce más corto existente entre la Antártida y el resto de las tierras emergidas del planeta. El límite entre el Atlántico y el Pacífico es considerado, a veces, como una línea entre el cabo de Hornos, Chile y las islas Shetland del Sur. También se señala como límite natural entre ambos océanos la curva formada por las Antillas del Sur, o Arco de Scotia, que penetra hacia el este. Aunque el límite convencional más recurrido es el meridiano del cabo de Hornos, hasta tocar el paralelo 60° Sur, donde para muchos países comienza el océano Antártico.

El paso es mar abierto, excepto por las pequeñas islas Diego Ramírez, Chile a unos cien kilómetros al suroeste del cabo de Hornos. No hay ninguna masa de tierra significativa alrededor del mundo a las latitudes del paso Drake, lo que permite el libre desplazamiento de la corriente circumpolar antártica que lleva un enorme volumen de agua —alrededor de seiscientos veces el flujo del río Amazonas— a través del pasaje y alrededor de la Antártida.

Las aguas del paso son famosas por lo tormentosas, con olas de más de diez metros, no poco frecuentes. Localizado entre los 56° y (aproximadamente) los 60° de latitud sur.


Desde el pasaje de Drake se observa su extremo norte: el cabo de Hornos, Chile.
Salinidad, temperatura y profundidad a lo largo del pasaje de Drake.
El paso Drake o mar de Hoces.
Proyección ortográfica hemisférica centrada en el mar de Hoces o paso Drake.