Marcha atlética


La marcha atlética es una disciplina del atletismo en la que se intenta caminar lo más rápido posible (marchar) sin llegar a correr. El límite entre la marcha y la carrera se establece en el momento en que el atleta pierde contacto con el suelo de manera visible. Cuando sucede esto se da por hecho que el marchador está corriendo (en argot de marchadores: está volando o "flotando"). No se debe confundir con la carrera a pie, donde los atletas pueden despegar ambos pies del suelo al mismo tiempo, y con la caminata de calle, en la que no se puede trotar ni marchar.

Aunque es una de las primeras especialidades que se comenzaron a practicar, sigue siendo una gran desconocida entre las diferentes disciplinas del atletismo. A pesar de este desconocimiento es muy popular en algunos países donde existe una gran tradición, como pueden ser España, Italia, China, Japón, México, Ecuador, Guatemala, Rusia y algunos países de la antigua Unión Soviética.

En el presente artículo se hace referencia a distancias en metros y en kilómetros. Vienen expresadas en metros cuando se trata de pruebas en pista (400 m de cuerda) o pista cubierta (habitualmente de 200 m de cuerda). Cuando las distancias vienen expresadas en kilómetros es porque se trata de pruebas «en ruta», es decir, en la calle o en carretera (fuera del estadio o instalación deportiva).

La práctica de la marcha atlética aparece documentada por primera vez en la Inglaterra de finales del siglo XVIII,[1]​ donde se hace popular. Esta popularidad fue en aumento durante el siglo XIX, llamando la atención del resto de Europa, de tal forma que en Italia, Francia, Alemania y Suecia se organizaron marchas populares multitudinarias. Posteriormente cruzó el océano Atlántico para darse a conocer en Estados Unidos y especialmente en México.[2]

La entrada en el siglo XX fue testigo del reconocimiento de la marcha atlética como una disciplina atlética seria y bien reglada. Fue incluida en el programa olímpico, en categoría masculina, en 1908 (Juegos Olímpicos de Londres), en las distancias de 3500 m y 10 millas.[3][4]​ Después de esto no se volvieron a realizar competiciones internacionales sobre la distancia de 10 millas. Anteriormente ya había hecho su aparición en los no reconocidos Juegos Intercalados de Atenas de 1906, donde se compitió sobre las distancias de 1500 y 3000 m.[5][6]​ Tampoco volvieron a realizarse competiciones internacionales sobre la distancia de 1500 m.


Seis días de Londres de 1877. Weston contra O'Leary.
Pérdida de contacto.
Palas utilizadas por los jueces en marcha atlética.
Palas de avisos.
Esquema de la Regla del «Pit Lane».
The complete athletic trainer (1913).
Final de los 10 km marcha en los juegos olímpicos de 1912.
Prueba de 50 km marcha en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2013.