Mass Communication Research


La Mass Communication Research (en español "Investigación de los Medios Masivos de Comunicación") es una corriente que irrumpe a mediados del siglo XX con el objetivo primordial de analizar los efectos sociales, culturales y psicológicos de los mensajes que se transmiten por los medios masivos de comunicación y las reacciones del público frente a las propuestas mediáticas con el objeto de obtener las claves para conducir el comportamiento de las masas.[1]

En 1933 Roosevelt inició una política intervencionista llamada New Deal, en la cual se desarrolló la opinión pública y la Mass Communication Research como teoría de la comunicación. En 1938 se buscaba obtener la opinión pública sobre determinados aspectos. La radio comenzaba a tomar protagonismo centrando su atención en problemas de la audiencia y entrecruzando motivos políticos y económicos de investigación. En 1940, momento de la tercera reelección de Roosevelt, comienza la Mass Communication Research norteamericana. Aparece como principal exponente el sociólogo Lazarsfeld (director de radio).

Las primeras corrientes de la escuela norteamericana, estuvieron notablemente influidas por el conductismo, escuela psicológica que considera la conducta humana como una respuesta frente a estímulos externos. Esta influencia teórica fue evidente, particularmente, en la teoría hipodérmica cuya concepción de la audiencia se conduce claramente con el concepto mecanicista de la conducta que subyace a la escuela conductista.

Lasswell fue ideólogo de las primeras tesis funcionalistas que pretendieron dar prioridad a los análisis de los efectos y del contenido sobre los receptores. Según él, el proceso de comunicación cumple tres funciones básicas:

Funciones a las que los sociólogos Lazarsfeld y Robert K Merton añadirían una cuarta: el entretenimiento. También distinguen entre funciones manifiestas y latentes y disfunciones, complicando un poco el esquema de Lasswell. Lazarsfeld, junto al psicólogo Stanton, inauguró una línea de estudios cuantitativos sobre las audiencias (Profile machine). Después de esos proyectos de metodología empírica, Lazarsfeld se distancia de la tradición de compromiso social para cuestionar otras concepciones más “administrativas”. A partir de ahí, la supremacía de la escuela de Chicago no vuelve a ser la misma. Surgen otros polos universitarios como Columbia, con el mismo Lazarsfeld y Merton, quien considera la historia del funcionalismo como otro de los cuatro “padres” de la MCR; o Harvard, con Talcott Parsons.