Maximiliano I, duque y elector de Baviera


Maximiliano I de Wittelsbach (17 de abril de 1573 - 27 de septiembre de 1651), llamado "el Grande", duque y príncipe elector del Sacro Imperio Romano Germánico. Su reinado estuvo marcado por la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).

Nacido en Múnich, fue el primer hijo de Guillermo V de Baviera y de la princesa Renata de Lorena. Fue educado por los jesuitas en la Universidad de Ingolstadt, comenzando a participar en el gobierno en 1591. Se convirtió en Duque de Baviera tras la abdicación de su padre en 1597.

El 6 de febrero de 1595 se casó en Nancy con su prima, Isabel Renata (1574-1635), hija de su tío el duque Carlos III de Lorena y de la princesa francesa Claudia de Valois. Sólo unos meses después de la muerte de Isabel Renata, Maximiliano se casó, el 15 de julio de 1635 en Viena, con la archiduquesa María Ana de Austria (1610-1665), su sobrina de 25 años, hija del emperador Fernando II de Habsburgo y de su hermana María Ana de Baviera (1574-1616). La motivación principal para este nuevo matrimonio no fueron tanto las razones políticas como la esperanza de conseguir un heredero. A diferencia de su anterior esposa, María Ana de Austria participó activamente en los asuntos políticos. Su primer matrimonio no le dejó descendencia, pero de su unión con María Ana nacerían:

Maximiliano se abstuvo de cualquier interferencia en la política alemana hasta 1607, cuando le fue confiado el deber de ejecutar la prohibición imperial contra la ciudad libre de Donauwörth, fortaleza protestante. Sus tropas ocuparon la ciudad en diciembre de 1607, haciéndose vigorosos esfuerzos para restaurar la supremacía de catolicismo. Algunos príncipes protestantes, alarmados por esta acción, formaron para defender sus intereses la Unión Protestante, hecho que fue contestado en 1609 con la creación de la Liga Católica, en la cual Maximiliano tomó una parte importante, convirtiéndose en jefe de los católicos alemanes. Bajo su mando fue puesto en pie un ejército para combatir a los protestantes, pero su política fue estrictamente defensiva, rechazando que la Liga se convirtiese en un instrumento en manos de los Habsburgo. Las disensiones con los demás miembros le obligaron a dimitir en 1616, pero el empeoramiento del problema protestante provocó su vuelta a la Liga aproximadamente dos años más tarde.


Maximiliano I y su mujer, la archiduquesa María Ana de Austria.
Monumento a Maximiliano I, Múnich.
Tumba de Maximiliano I en la Cripta de San Miguel en Múnich.