Medios de producción


Un medio de producción o capital físico es un recurso económico que posibilita a los productores la realización de algún trabajo, generalmente para la producción de un artículo. El término abarca recursos naturales, redes de transporte, energía, fábricas, máquinas, herramientas y dinero.

Están constituidos por las materias primas, las máquinas, las herramientas, el dinero, así como por las unidades de producción, es decir, los talleres y fábricas. También son medios de producción las oficinas, los almacenes y los vehículos de transporte.

En la economía capitalista los medios de producción son privados. Estos medios acuerdan un salario con sus trabajadores, sea de forma individual o por un convenio colectivo, a esto se le llama "libre asociación", todo ello está regulado por el mercado. Según la teoría capitalista, es legítimo que los medios de producción pertenezcan al grupo de personas que la han adquirido, debido a que son sus propiedades, las corrientes liberales van más allá y consideran que el Estado debe intervenir lo menos posible en las propiedades privadas. Según la ideología liberal la intervención del Estado es una imposición injusta que priva de libertad económica al individuo, y que rompe las reglas naturales del mercado.

En el lado opuesto, en la teoría marxista, los medios de producción son los instrumentos y materiales que intervienen en el proceso de trabajo. Los medios de producción son inherentes a todos los modos de producción, es decir, intervienen tanto en el sistema esclavista, como en el feudal o el capitalista. En cada uno de ellos estarán en manos de una clase social diferente. Cuando se aplican a la producción se transforman en capital, convirtiéndose entonces en instrumento de explotación de los trabajadores.

Según el marxismo, cuando la clase obrera realice su revolución contra el capitalismo e instaure la dictadura del proletariado, los medios de producción serán colectivizados y gestionados por los trabajadores. Por lo tanto, la burguesía dejará de ostentar el papel de clase dominante y de explotar a sus obreros mediante el pago de un salario.

En el modo de producción socialista los medios de producción pertenecen a los propios trabajadores que los utilizan y se estatuye que cada uno de ellos sea retribuido con el fruto mismo de su trabajo o una cantidad equivalente. Por otro lado, en el socialismo de estado de corte bolchevique, los medios de producción son en teoría, de todos y para todos, es decir, no hay propietarios individuales de los medios de producción, aunque quien ostenta el poder (clase política gobernante) es quien en la práctica decide y actúa como dueño. La sociedad pone en funcionamiento los medios de producción que son para beneficio de la comunidad y no de una élite que detenta su propiedad para su beneficio particular.