Mijo


Los mijos integran un grupo (no taxonómico, sino de sentido agronómico) de varios cereales con semilla pequeña, posee un alto contenido proteico y requiere de poca agua para crecer. Este también es un cereal de economía sólida.[1]

El mijo, además, es un cereal muy rico en energía, ideal para consumir en el desayuno, también resulta indispensable en la dieta de las personas celíacas ya que no contiene prolaminas tóxicas y reemplaza gran cantidad de los nutrientes de los alimentos con gluten. Es un grano que puede soportar cambios bruscos de temperatura, su crecimiento es rápido y tiene una alta resistencia contra plagas.

Aunque este cereal se utiliza muy poco para el consumo humano de occidente, en continentes como Asia y África constituye una fuente importante de alimentación.[3]

Las distintas especies denominadas mijo fueron domesticadas inicialmente en distintas partes del mundo, sobre todo en Asia oriental, Asia meridional, África occidental y África oriental. Sin embargo, las variedades domesticadas a menudo se han extendido mucho más allá de su área inicial.[cita requerida]

Arqueólogos especializados llamados paleoetnobotánicos, basándose en datos como la abundancia relativa de granos carbonizados encontrados en yacimientos arqueológicos, plantean la hipótesis de que el cultivo de mijo fue de mayor prevalencia en la prehistoria que el de arroz,[4]​ especialmente en el norte de China y Corea. El mijo también formaba parte importante de la dieta prehistórica en las sociedades indias, chinas neolíticas y coreanas Mumun.

El mijo proso (Panicum miliaceum) y el mijo cola de zorro (Setaria italica) fueron cultivos importantes a partir del Neolítico temprano de China. Algunas de las primeras pruebas del cultivo del mijo en China se encontraron en la Cishan (norte), donde se han identificado fitolitos de cáscara de mijo proso y componentes biomoleculares hace unos 10.300-8.700 años en fosos de almacenamiento junto con restos de casas de foso, cerámica y herramientas de piedra relacionadas con el cultivo del mijo.[5]​ Las evidencias en Cishan del mijo de cola de zorro se remontan a hace unos 8.700 años. [5]​ Las evidencias más antiguas de fideos en China se hicieron con estas dos variedades de mijo en un cuenco de barro de 4.000 años de antigüedad que contenía fideos bien conservados y que se encontró en el yacimiento arqueológico de Lajia en el norte de China.[6][7]


Mijo común (Panicum miliaceum).
Tongba, una bebida alcohólica a base de mijo que se encuentra en la región montañosa del extremo oriental de Nepal y Sikkim, India
Bánh đa kê, una especialidad en Hanói