Milo


Milo, Milos o Melos (en griego moderno Μήλος Mílos, gr. ant. Mēlos) es una pequeña isla volcánica griega del mar Egeo, perteneciente al archipiélago de las Cícladas. En sus costas se muestran interesantes fenómenos geológicos y hay restos arqueológicos de las etapas minoica, helenística, romana y bizantina. Está menos afectada por el turismo de masas que otras islas vecinas y su nombre es muy conocido porque en ella se encontró la famosa Venus de Milo.

Es la más sudoccidental de las Cícladas a 120 km de la costa de Laconia. Está situada al sur del Ática, a unos 150 km al sudeste de Atenas y a 120 km de la costa del Peloponeso. De oeste a este tiene 23 km de largo y 12 de norte a sur. Tiene un superficie de 151 km². La mayor parte de la isla está cubierta de colinas.

La capital es Milo o Plaka, en la bahía de Milo al norte de la isla, y la otra ciudad principal es Apolonia, en el extremo noreste, con las ruinas de Filakopi al oeste. El principal puerto de la isla es Adamas.

Al noreste tiene las islas de Kímolos y Polyagios y al noroeste la de Antimilos, deshabitada. En la entrada de la bahía de Milo están las pequeñas islas de Akrathi, dos islotes. Al suroeste, al lado del cabo Psalidi, están los islotes Prasonisi.

Plinio el Viejo la describe como insularum rotundissima cosa que no es correcta. En la parte norte tiene una bahía muy honda que forma un puerto excelente.

Milo está formado por un estratovolcán, el Profeta Elías, y pequeños conos volcánicos erosionados, y una caldera volcánica. La última erupción que ocurrió en la isla fue a partir de un cono monogenético que se formó al SE de la isla, hacia el año 140 a. C., en la que sufrió daños un puerto romano cerca de esa zona.


Imagen de la costa de Milo.
Vista de la isla de Milo
Arrecifes del oso
La Venus de Milo.
El antiguo teatro.