Minería


La minería es una actividad económica del sector primario cuando nos referimos a la extracción de minerales, y del sector energético si hacemos referencia a la extracción de combustibles fósiles. Consiste en la explotación o extracción de los minerales. Dependiendo del tipo de mineral a extraer la actividad se divide en minería metalúrgica (cobre, oro, plata, aluminio, plomo, hierro, mercurio, etc.) que son empleados como materias primas básicas; la minería no metalúrgica o también denominada de cantera y construcción (arcilla, cuarzo, zafiro, esmeralda, granito, mármol, mica, etc.) obtiene materiales de construcción y materia prima para joyería y ornamentación, entre otros usos. Otro tipo de minería es la extracción de los minerales energéticos o combustibles, empleados principalmente para generar energía, como por ejemplo el petróleo, gas natural y carbón o hulla.

La minería es una de las actividades más antiguas de la humanidad, y desde la prehistoria el hombre ha usado diversos minerales para la fabricación de herramientas y armas. Es una importante industria, que ha desarrollado una serie de técnicas, estudios y análisis físico-químicos para mejorar la exploración y explotación de los yacimientos. Por su parte, las compañías o empresas mineras son las encargadas de llevarla a cabo como industria, cuya competitividad depende de la producción de mineral extraído y de la calidad y cantidad del mismo. Para entenderla mejor, la actividad se divide en gran, mediana y pequeña minería. No obstante, en algunos países existe una cuarta categoría, la artesanal.

Ciertas organizaciones, como el Banco Mundial, consideran a la minería como uno de los indicadores básicos de las posibilidades de desarrollo económico de una localidad, región o país. En 2021, se estimaba que la minería creaba $1.8 billones de dólares en actividad económica (esto es, $1,800 millardos de dólares).[1]​ Un minero de 25 años de edad puede llegar a tener un salario $200,000 dólares por año, aún sin haber completado la escuela secundaria.[2]​ La mayoría de gobiernos del mundo supervisan o controlan muy de cerca la industria minera. Muchas leyes buscan el cuidado del medio ambiente y la seguridad de los mineros. En algunos países los gobiernos restringen la minería o la prohíben.[3]

Desde los inicios de la civilización las personas han usado piedras, cerámicas y más tarde metales tomadas de la superficie terrestre para la fabricación de herramientas y armas. Un claro ejemplo de ello es el sílex de alta calidad encontrado en el norte de Francia, Hungría y en el sur de Inglaterra, que fue manipulado para crear las herramientas de sílex.[4][5]​ Las primeras minas de dicho mineral se han encontrado en zonas rodeadas de creta, siendo la más famosa la de Grime's Graves en Inglaterra, que data desde el Neolítico. Otra de las rocas explotadas por aquel tiempo fue el esquisto verde, extraída principalmente en el Distrito de los Lagos en el Noroeste de Inglaterra.


Mapamundi que muestra los principales yacimientos de metales y de materiales de construcción (año 2009).
Restos de la mina de Grime's Graves en Inglaterra. Actualmente se preserva como atracción turística.
Las Médulas, entorno paisajístico español formado por una antigua explotación minera de oro romana.
La arrastra fue un dispositivo impulsado por animales que servía para pulverizar con facilidad un mineral.
Debido al auge de la minería a partir del siglo XIX, los ferrocarriles se convirtieron en parte importante en el traslado de minerales. En la imagen, un vagón de minerales impulsados por animales en Pensilvania en 1946.
Antiguo vagón de minería utilizado en las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, Chile.
Cuatro mineros en la frente de trabajo de la mina Mount Morgan de Australia, en 1897.
Tras el cierre de las operaciones mineras, las minas a cielo abierto y canteras quedan como vestigios de la actividad, debido a que no se pueden cubrir por los altos costos. En la imagen, la cantera abandonada de Amiantifera di Balangero en Torino, Italia.
Chuquicamata en Chile, es una de las minas a cielo abierto más grande del mundo.
Una mina subterránea se compone de varias galerías, cuya técnica de extracción puede ser por hundimiento o por caserones. En la imagen, la mina subterránea de caliza Beer Stone Quarry en Inglaterra.
La Bagger 288, es una excavadora y máquina móvil usada en la minería a cielo abierto. Con su construcción completada en 1978, se convirtió en el vehículo terrestre más grande de la historia.
En la etapa del procesamiento de minerales existen varios subprocesos, como la flotación en el caso de los sulfuros de cobre.
La contaminación de los ríos por el ácido sulfúrico produce que las aguas superficiales tomen un color rojizo y que sea imbebible. Dicho proceso se conoce como drenaje ácido de minas.
Vista del tranque de relaves del complejo minero de Antamina en Perú.
Los camiones mineros son los principales equipos de transporte de la industria minera.
Transporte por cable de minerales, Devnya, Bulgaria.
El ferrocarril de Carajás, Estrada de Ferro Carajás en portugués, es un ferrocarril brasileño operado por la compañía minera Vale S.A.
Según el think tank canadiense Fraser Institute, existe una precariedad en las leyes de protección del medio ambiente. En la imagen, una señalética en protesta a la strip mining en 1973.
El Banco Mundial ha participado en la minería desde 1955.
Ilustración artística de la Catástrofe de Courrières en marzo de 1906.
Tras un accidente minero, el rescate es una de las situaciones más complejas en una mina subterránea. En la imagen, la cápsula Fénix 2 que fue utilizada para rescatar 33 mineros chilenos luego del derrumbe de la mina San José en 2010.