Monolingüismo


El monolingüismo es un hecho sociolingüístico, psicológico y cognitivo asociado al hecho de saber hablar un solo idioma. Es lo opuesto del bilingüismo y del multilingüismo. Las personas cuyo idioma materno está muy extendido en el mundo, es culturalmente influyente o útil económicamente, tienen una gran probabilidad de ser monolingües.

El monolingüismo varía enormemente de unas regiones a otras del planeta; por ejemplo, en África o India el bilingüismo (y ocasionalmente el trilingüismo) es la norma, mientras que en países como Cuba, Portugal (excepto en Miranda de Duero) o Japón el monolingüismo fue casi exclusivo antes de los grandes movimientos migratorios de finales del siglo XX.

Existen muchos estudios que comparan a hablantes monolingües y bilingües, aunque ninguno de estos estudios ha encontrado evidencia conclusiva de que exista una ventaja definitiva de un tipo de hablantes respecto a los otros.

De acuerdo a un estudio sobre acceso al léxico,[1]​ los monolingües suelen tener un vocabulario más amplio comparado con el de bilingües, y esto aumenta la facilidad de recuperación de palabras en los monolingües.

Los monolingües también acceden a su vocabulario mental más frecuentemente que los bilingües. En una tarea sobre fluidez con cartas, los monolingües son capaces de responder con más palabras a una carta que los bilingües, aunque este efecto no se ha visto en bilingües con una alta puntuación en vocabulario. También, en el estudio, los monolingües se desempeñan mejor que los bilingües en fluidez oral. Si las capacidades de vocabulario se comparan entre personas con similar puntaje de vocabulario estas diferencias tienden a desaparecer lo que sugiere que el tamaño del vocabulario pueden ser un factor correlacionado con la fluidez verbal. El mismo estudio mostró usando un gran número de bilingües que en una versión modificada de la tarea de fluidez por carta que requería mayor control ejecutivo los bilingües tenían mejor desempeño. Así pues una vez el dominio de vocabulario se controla como variable, los bilingües tienen mejor desempeño en fluidez escrita, aunque cuando se comparan bilingües y monolingües sin separar adecuadamente el efecto del dominio de vocabulario los monolingües parecen tener mejor desempeño general.

En otro estudio sobre creatividad que estudiaba niños monolingües y bilingües de Singapur,[2]​ los investigadores encontraron que los monolingües tenían mejor desempeño en fluidez y flexibilidad que los bilingües. La tendencia se invertía, sin embargo, sobre las pruebas de originalidad y elaboración.