Moulin Rouge


El Moulin Rouge[A]​ (literalmente, «molino rojo») es un cabaré parisino fundado en 1889 por el catalán Josep Oller y el francés Charles Zidler, que ya eran propietarios del Olympia de París. Está situado en el boulevard de Clichy, en el distrito XVIII, a los pies de la colina de Montmartre. Su estilo y su nombre han sido imitados y utilizados por numerosos otros cabarés de todo el mundo. Está servido por la estación de Blanche del Metro de París.

La Belle Époque fue una época de paz y de optimismo marcada por el progreso industrial y un ambiente cultural particularmente rico. Las exposiciones universales de 1889 (centenario de la Revolución francesa y construcción de la Torre Eiffel) y de 1900 son dos de los acontecimientos más importantes de esta época. El japonismo, una corriente artística de inspiración oriental que tiene como brillante discípulo a Henri de Toulouse-Lautrec, está en su apogeo. Montmartre, en medio de un París cada vez más gigantesco y despersonalizado, supo mantener una atmósfera de pueblo bucólico.[6]

Había hasta treinta molinos de viento en la colina de Montmartre (doce de ellos en la rue Lepic), que molían grano, maíz, yeso y piedra. Etimológicamente, se opone a cabaret o cabret (término de origen picardo que significa «pequeña habitación» o «establecimiento donde se sirven bebidas») lo que Jean Deny denomina «el prototipo árabe» kharabat (خربات),[7]​ que significa «cabaré» en turco,[8]persa[9]​ y pastún,[10]​ o incluso khammarât (خمارات), otra raíz árabe propuesta por Antoine-Paulin Pihan.[11]​ La revista era en esta época una pequeña pieza cómica o satírica que pasaba revista a la actualidad y sus personajes con humor e irreverencia.

El 6 de octubre de 1889, el Moulin Rouge fue inaugurado a los pies de la colina de Montmartre, en la ubicación del antiguo Bal de la Reine Blanche. La fecha de su inauguración fue cuidadosamente programada al día siguiente de la última fiesta nocturna antes del cierre anual del Jardín de París de los Campos Elíseos, explotado por los mismos propietarios, cuyos clientes habituales se reunirían en el nuevo establecimiento de la place Blanche.[12]​ Su creador Josep Oller y su director y socio Charles Zidler eran experimentados hombres de negocios, que conocían bien los gustos del público.[13]​ El objetivo era permitir que los más pudientes fueran a divertirse a un barrio de moda como Montmartre. La extravagancia del local, cuyo jardín estaba adornado con un gigantesco elefante, haría que todos los estratos sociales se mezclaran: allí se reunían pequeños trabajadores, residentes de la place Blanche, artistas, burgueses, empresarios, mujeres elegantes y extranjeros de viaje en París. Apodado «el primer palacio de las mujeres» por Oller y Zidler, el cabaré tuvo rápidamente un gran éxito.


El inventario de los bienes del fundador del Moulin Rouge tras su fallecimiento (20 de diciembre de 1897) detalla la creación y los primeros años del cabaré (1889-1897).[4]
El 9 de septiembre de 1892, Zidler, debilitado después de sufrir un derrame cerebral, cedió a Oller toda la «clientela y afluencia» del Moulin Rouge.[5]
El Moulin Rouge en 1912.
Henri de Toulouse-Lautrec y Tremolada, asistente de Zidler, gerente del Moulin Rouge, en 1890.
El Moulin Rouge por la tarde hacia 1910 (postal).
Acción prioritaria de la Société Anonyme du Théâtre-Concert du Moulin Rouge fechada el 15 de febrero de 1904.
Mistinguett en el Moulin Rouge.
El Moulin Rouge en 1936, fotografía de Willem van de Poll.
Soldados alemanes delante del Moulin Rouge en junio de 1940, durante la ocupación alemana de París en la Segunda Guerra Mundial.
El Moulin Rouge y su revista Formidable en 1999.
El Moulin Rouge por la noche en 2013.