Muerte


La muerte (a veces referida por los eufemismos deceso, defunción, expiración, fallecimiento u óbito, entre otros) es el fin de la vida. Es un proceso irreversible que resulta del cese de la homeostasis en un ser vivo, es decir, de su incapacidad de utilizar energía para mantener al organismo vivo, con lo cual las funciones vitales llegan a su término. La causa de muerte puede ser natural (envejecimiento, enfermedad, depredación, desastre natural) o inducida (suicidio, homicidio, eutanasia, accidente, pena de muerte, desastre medioambiental, etc).

Tras la muerte, el cadáver puede tener diferentes destinos, pero en su estado natural pasa por varios procesos conocidos en su conjunto como fenómenos cadavéricos tales como la descomposición y la fosilización. Las personas además pueden llevar a cabo el entierro, la momificación, la cremación o la criogenizacion del cuerpo sin vida.

El proceso de fallecimiento, si bien está totalmente definido en algunas de sus fases desde un punto de vista fisiológico, bioquímico y médico, aún no es del todo comprendido en su conjunto desde el punto de vista termodinámico y neurológico, por lo que existen discrepancias científicas al respecto.

La muerte no solo marca el fin de la vida de la persona humana sino también el fin de su existencia como sujeto de derecho. [1]

La ciencia médica define la muerte como el «cese irreversible de las funciones cardiorrespiratorias o de todas las funciones del encéfalo»,[2]​ Para la biología, es un suceso resultante de la incapacidad orgánica de sostener la homeostasis. Dada la degradación del ácido desoxirribonucleico (ADN) contenido en los núcleos celulares, la replicación de las células se hace cada vez más costosa hasta que se produce el desenlace fatal.

En el siglo XX la muerte se definía como el cese de la actividad cardíaca (ausencia de pulso), ausencia de reflejos y de la respiración visible. No obstante, con base en estas evidencias insuficientes muchas personas fueron inhumadas estando en estado de vida latente o afectadas por periodos de catalepsia.


El cráneo humano, ampliamente utilizado como símbolo de muerte y descomposición.
La muerte cuidando de sus flores en El jardín de la muerte de Hugo Simberg (1906).
Safe Sleep logo.svg
Ascensión al Empíreo (1490) del Bosco (1450-1516).
Jacobo Estuardo, pretendiente a la corona de Inglaterra, fue condenado a la muerte civil por el Parlamento inglés.
Todo es Vanidad (1892) de Charles Allan Gilbert. Una mujer se acicala frente a un espejo formando a su vez la imagen de una calavera. Representación gráfica de la locución latina Memento mori (recuerda que morirás) y que expresa la idea de lo corta que es la vida.
Guerrilleros del Viet Cong 1968 muertos en combate.
Saqueadores fusilados luego del Terremoto de 1906 en Valparaíso, Chile.
Papiro egipcio que describe el viaje después de la muerte. Guía de la vida después de la muerte para el guardián del templo de Amón. Museo Egipcio de Berlín.