Museo


Un museo (del latín, musēum y este, a su vez, del griego, Μουσείον, 'santuario de las musas')[2]​ es una institución sin ánimo de lucro, permanente y al servicio de la sociedad, que investiga, colecciona, conserva, interpreta y exhibe el patrimonio material e inmaterial. Abiertos al público, accesibles e inclusivos, los museos fomentan la diversidad y la sostenibilidad. Con la participación de las comunidades, los museos operan y comunican ética y profesionalmente, ofreciendo experiencias variadas para la educación, el disfrute, la reflexión y el intercambio de conocimientos, según el Consejo Internacional de Museos (ICOM).[3]​ La ciencia que los estudia se denomina museología, la técnica de su gestión museografía y la administración de los mismos, museonomía.

Los museos exponen colecciones, es decir, conjuntos de objetos e información que reflejan algún aspecto de la existencia humana o su entorno. Este tipo de colecciones, casi siempre valiosas, existen desde la Antigüedad: en los templos se guardaban objetos de culto u ofrendas que de vez en cuando se exhibían al público para que pudiera contemplarlos y admirarlos. Lo mismo ocurría con los objetos valiosos y obras de arte que coleccionaban algunas personas de la aristocracia en Grecia y en Roma; los tenían expuestos en sus casas, en sus jardines y los enseñaban con orgullo a los amigos y visitantes. Fue en el Renacimiento cuando se dio el nombre de "museo" tal y como hoy se entiende a los edificios expresamente dedicados la conservación y exposición de sus colecciones permanentes. Por otra parte están las galerías de arte, donde se muestran pinturas y esculturas, en exposiciones temporales, sin que necesariamente posean colecciones permanentes. Su nombre deriva de las galerías (de los palacios y castillos), que eran los espaciosos vestíbulos de forma alargada, con muchas ventanas o abiertos y sostenidos por columnas o pilares, destinados a los momentos de descanso y a la exhibición de objetos de adorno, muchas veces obras de arte.

Después de la Primera Guerra Mundial (1918) surgió la Oficina Internacional de Museos, que articuló los criterios museográficos cuyos programas y soluciones técnicas son vigentes hoy en día. En 1945 nació el Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés) y en 1948 aparece la publicación periódica Museum mediante la cual se difunden hasta hoy en día las actividades de los museos en el mundo.


El Louvre (París), abierto en 1793, fue el museo más visitado del mundo en 2009.[1]
Vasijas de gran porte. Museo de Antropología de Salta
Museo Ashmolean, inaugurado en 1683
Entrada principal del Museo Británico (Londres)
Galería real de pintura del palacio del Luxemburgo, uno de los primeros museos de arte abiertos al público en Francia, en 1750, actualmente anexo de la biblioteca del Senado.
Gliptoteca de Múnich, construida en 1806-1830 por Luis I de Baviera para alojar su colección de antigüedades griegas y romanas.
Museo de Arte Moderno, inaugurado en 1929 (Nueva York)
Museo Guggenheim de Nueva York, inaugurado en 1943, una auténtica revolución en los espacios museísticos
Gran galería del Museo de Orsay.
Museo Guggenheim de Bilbao, inaugurado en 1997, otro hito en los museos de arquitectos renombrados.
Museo Marítimo de Szczecin, Polonia.
Historiadora del arte explicando el contenido y significado de una muestra de pinturas a estudiantes de primaria.