Museo Nacional Etrusco


El Museo Nacional Etrusco (en italiano Museo Nazionale Etrusco) es un museo sobre la civilización etrusca albergado en la Villa Giulia de Roma, Italia. Esta villa fue construida según diseño de Jacopo Barozzi da Vignola entre 1551 y 1553.

La villa fue erigida por papas y permaneció como propiedad suya hasta el año 1870 cuando, al estallar el Risorgimento y la desaparición de los Estados Papales, se convirtió en propiedad del Reino de Italia.

La creación del museo se relaciona con el programa establecido por Felice Barnabei a finales de los años 1880: su idea era establecer un «perfil arqueológico» de la región gracias a las excavaciones metódicas basadas en los estudios topográficos, un estudio sistemático de los objetos así sacados a la luz y, en definitiva la presentación de estos últimos al público. Se pretendía, pues, reunir todas las antigüedades prerromanas del Lacio, el sur de Etruria y Umbría pertenecientes a las civilizaciones etrusca y falisca,

Los primeros objetos que se unieron a las colecciones provenían tanto de las excavaciones de Civita Castellana, antigua Faleria, capital de los faliscos. En origen, la villa Giulia no era más que un lugar de almacenaje temporal de los materiales. El museo se fundó en 1889. Se dividió en dos secciones: «urbana» y «extra-urbana», dependiendo del origen del material arqueológico. La sección urbana se implantó en las Termas de Diocleciano mientras que la segunda se mantuvo en la villa Giulia. Las colecciones de esta última se enriquecieron con los descubrimientos hechos en el Lacio (Gabii, Colli Albani luego Palestrina), Etruria (Cerveteri luego Veyes), después la Umbría (Todi, Terni). Aunque el programa de Barnabei pretendía la presentación de objetos de todas las civilizaciones que se habían sucedido en la región de Roma, el museo adquirió rápidamente un predominio de lo etrusco, consagrado por su actual nombre oficial de «museo nacional etrusco». Ha sido ubicada en la villa desde comienzos del siglo XX.

Su más famoso tesoro individual es el monumento funerario en terracota, a tamaño casi natural, llamado Sarcófago de los esposos (Sarcofago degli Sposi), pareja reclinada como si estuvieran en un banquete.

El museo comprende igualmente una sección epigráfica (ántecámara y sala 1), que alberga destacadamente las láminas de Pyrgi etrusco-fenicias, de oro, quizá las más antiguas inscripciones conocidas de la Italia prerromana.


Sarcófago de los esposos descubierto en Cerveteri, hacia 520 a. C., la pieza más conocida del museo.