Museo del Calzado


El Museo del Calzado «José María Amat Amer», situado en la ciudad de Elda (Alicante) España. Es uno de los principales museos de Europa relacionados con la temática del calzado. Aunque fue constituido como tal en 1992, su actuales instalaciones fueron inauguradas el 4 de febrero de 1999 por Elena de Borbón.[1]​ Está ubicado en los terrenos de lo que fue la Feria Internacional del Calzado,[2]​ y que fue fundado en 1992.[3]​ El museo cuenta con un importante respaldo del Ayuntamiento. Se constituyó la Fundación Museo del Calzado,[4]​ que regida por un Patronato, que preside el alcalde o la alcaldesa de la ciudad, están representadas todas las Instituciones del sector zapatero (la Fundación FICIA, FICE e INESCOP), la Consejería de Cultura y Deporte, la Consejería de Industria y Comercio, la Diputación de Alicante, empresas que aporten fondos a los fines de la Fundación, y el fundador del museo, José María Amat Amer, que en la actualidad ostenta el título de director honorífico de la Institución.[5]

El museo del calzado es único en su género. Su importancia estriba en que recoge toda la historia del calzado, con un gran número de muestras tanto de calzado como de maquinaria dedicada al proceso de producción del mismo, pero también de la industria auxiliar, destacando una amplia sección para la fabricación de la horma. Desde el Museo del Calzado se realizan actividades tendentes a potenciar el calzado español de calidad, destacando el "Premio a la mujer Mejor Calzada de España" sobre el zapato femenino, que se entrega anualmente.[6]​ También se realizan múltiples exposiciones itinerantes con asistencia a ferias del sector.

Durante muchos años, la creación y puesta a punto de un Museo del Calzado en Elda fue reivindicado por personas, empresas e instituciones del sector zapatero, también por algunos medios de comunicación, locales y provinciales. Cuando se construyó el edificio que contendría las Ferias del Calzado en Elda, una parte de dicha edificación iba a ser destinada a sede del museo del Calzado, pero fue en 1969 cuando se produce el primer intento serio para dotar a la industria zapatera de un museo del calzado, pero la idea no llegó a cuajar.[7][8][9]

La puesta en marcha definitiva de lo que sería el museo del Calzado se inició en 1988 coincidiendo con el cierre de una de las empresas más antiguas de la comarca, "Calzados Luvi" en Petrel; esta industria tenía la tecnología más desarrollada de la primera parte del siglo XX, entre otros valiosos archivos y zapatos. Cuando trascendió la idea fundacional, las aportaciones fueron masivas y llegaban objetos, zapatos o máquinas de toda las partes del país. Se visitarían también otras zonas zapateras para recuperar aquello que fuese representativo de la industria de fabricación de calzados en cada una de las provincias con tradición de calzado.