Nápoles


Nápoles (en italiano: Napoli /ˈnaːpoli/ ( escuchar); en napolitano: Napule /ˈnɑːpələ, ˈnɑːpulə/) es la ciudad más poblada del sur de Italia, capital de la región de Campania, y de la Ciudad metropolitana de Nápoles. Dentro del término del municipio de Nápoles viven algo menos de un millón de habitantes,[2]​ que, unidos a los de la ciudad metropolitana, se elevan a más de tres millones. Está situada a medio camino entre el monte Vesubio y otra área volcánica, los Campos Flégreos. Da nombre al golfo a cuyas orillas se asienta.

Tiene una enorme riqueza histórica, artística, cultural y gastronómica, lo que llevó a la Unesco a declarar su centro histórico[3]Patrimonio de la Humanidad.[4]​ Su nacimiento como polis de la Magna Grecia, los muchos siglos en los que fue ciudad romana y bizantina, y luego capital del Mezzogiorno peninsular bajo los soberanos normandos, suabos, franceses y españoles, han dejado huella en Nápoles. Estuvo brevemente bajo dominación austríaca en las primeras décadas del siglo XVIII, tras la cual se convirtió en el centro político del reino independiente de Nápoles y, posteriormente, de las Dos Sicilias, gobernado por una rama local de los Borbones. En el año 1861 pasó a formar parte del Reino de Italia unificado.[5]

En el siglo XX, durante la etapa fascista y en la reconstrucción subsiguiente a la Segunda Guerra Mundial se edificó gran parte de la periferia. En las últimas décadas, Nápoles se ha dotado de un distrito financiero con rascacielos, el llamado Centro Direzionale di Napoli (CDN), e infraestructuras como el tren de alta velocidad hacia Roma y Salerno, además de contar con una red de metro en proceso de expansión. Por otra parte, también le acucian grandes problemas como el crimen organizado, que constituye un freno al desarrollo económico y social; o de otra naturaleza, las fuerzas telúricas: la ciudad ha sufrido grandes terremotos y la actividad volcánica es vigilada constantemente.

Nápoles se construyó a unos metros de una ciudad existente, "Parténope" o "Palépolis" (ciudad vieja). En la mitología griega Parténope era la menor de las tres sirenas que desde las rocas de Capri intentaron con sus cantos seducir a Odiseo, quien se ató al mástil de su barco consiguiendo así ser de los pocos mortales en disfrutar de los bellos cantos sin morir ahogado después. La sirena, desesperada, se ahogó de pena y su cuerpo llegó a la costa de la ciudad vieja. Los colonos griegos sin embargo, prefirieron un área cercana que bautizaron como Νέα Πόλις o Νεάπολη (Neápolis), la ciudad nueva. Más tarde el término en napolitano pasó a pronunciarse Napule y en italiano, Napoli.


El Vesubio visto desde satélite.
Vista de Nápoles y su Golfo de 1727 con detalles de sus castillos, de la vista desde el mar y de la península de Gaeta.
Vista de los barrios occidentales de la ciudad.
Vista aérea de Nápoles y sus alrededores.
Giambattista Basile (1566-1632), uno de los primeros escritores en idioma napolitano.
Las diez municipalità de Nápoles.
El Centro Direzionale di Napoli, moderno distrito financiero de la ciudad proyectado por el arquitecto japonés Kenzo Tange.
La red de transportes públicos.
El puerto de Nápoles.
El Castel dell'Ovo en el islote de Megaride, donde presumiblemente desembarcaron los colonos griegos en el siglo VII a. C. que fundarían Cumas.
Vista de Sant'Elmo en la colina de San Martino alrededor de 1860. Iglesia en el siglo X, torre de observación normanda conocida como Belforte, numerosas veces asediado y mandado reconstruir por Carlos V de Nápoles, el Castel Sant'Elmo domina el Golfo, la ciudad y las entradas a la misma desde Capodichino a Capodimonte, es de suma importancia estratégica además de ofrecer unas impresionantes vistas.
El Palacio Real de Nápoles visto desde la Basílica de San Francisco de Paula. A los lados se ven las estatuas ecuestres de Carlos III y Fernando I, simbolizando los reinados borbónicos anterior y posterior al paréntesis napoleónico. Precisamente fue Murat el responsable de dar a la Piazza Plebiscito su actual configuración, además de embellecer al Palacio con decoraciones y añadidos neoclásicos procedentes de las Tullerías.
Palazzo delle Poste di Napoli, Gino Franzi, 1936. Obra maestra de la arquitectura modernista, construida en mármol y diorita.
Salone della Meridiana, Museo Arqueológico Nacional.
La fachada de la catedral de Nápoles o de San Genaro. De estilo gótico, fue restaurada a finales del siglo XIX, pero conserva la entrada del XIV.
Mayólicas en el claustro de Santa Chiara.
Basílica de San Francisco de Paula en la Piazza Plebiscito.
La Vía Toledo.
Galleria Umberto I. Cruce de sus dos calles.
Villa Comunale.
Villa Floridiana.
La Bahía de Trentaremi vista desde el mirador del Parque Virgiliano.
Viale della Costituzione, una de las calles del CDN.
Proscenio del Teatro romano de Neápolis.
Castel dell'Ovo desde la playa, de Anton Sminck van Pitloo (siglo XIX).
Interior del Teatro San Carlo, el más antiguo teatro de ópera activo del mundo. Ha sido el modelo de los siguientes teatros de Europa.
Una página de un libro de la biblioteca de Nápoles del siglo VII, que trata sobre la mandrágora.
Casa del Salvatore.
El Estadio Diego Armando Maradona, la principal instalación deportiva de la ciudad.
America's Cup World Series 2012.