Nómada


Los nómadas o nómades (del griego: νομάδε, nómades), 'el que deja los rebaños en los pastos', adaptada al griego con ese sentido, pero con origen en el pueblo norafricano numida[1]​ son las comunidades que se trasladan de un lugar a otro, en vez de establecerse permanentemente en un solo lugar. Se estima que, en el mundo, alrededor de 30 millones de personas pertenecen a pueblos nómadas.[2]

Muchas culturas han sido tradicionalmente nómadas, pero su comportamiento tradicional es cada vez menos frecuente en los países industrializados. Por el contrario, todavía son de amplia presencia en regiones como el Tíbet o Mongolia, donde hay una mayor composición indígena. Algunas autoridades[¿cuál?] prefieren los términos no sedentario o migratorio, en lugar de nómada, para describir a grupos móviles de cazadores-recolectores. Existen pueblos seminómadas, que se mueven estacionalmente pero que poseen un hogar permanente.[3]

El comportamiento nómada no implica una dirección errante, sino que se basa en centros temporales, cuya estabilidad depende de la disponibilidad de los alimentos y de agua y de la tecnología para su explotación. Las nómadas se analizan en tres categorías, de acuerdo con la especialización económica: los cazadores-recolectores, pastores nómadas y los nómadas itinerantes, que ofrecen sus habilidades de un oficio, arte o comercio.[4][5]

Son ejemplos de nómadas: pueblos cazadores-recolectores como los esquimales en Groenlandia, poblaciones amazónicas en Sudamérica, los chichimecas en México, los pueblos de pastores nómadas como los tuareg en el desierto del Sahara, pueblos beduinos árabes y algunas poblaciones de Asia Central. Numerosos grupos zíngaros o gitanos practican también este modo de vida en Europa.

La prehistoria constituye el tiempo nómada por excelencia. Dicho factor permitió que todos los continentes fueran poblados ante el avance gradual del hombre primitivo en búsqueda de nuevos alimentos para su supervivencia o por alteraciones de fenómenos naturales (migración de las especies animales preferidas, extinción de las mismas, cambios geológicos y climáticos). Así, poblaciones de seres humanos se han adaptado a cambios climáticos como una glaciación y a territorios con pocos recursos como el desierto.


Una madre y su hijo de un pueblo beduino nómada (National Geographic)
Pastores nómadas cerca del lago Namtso, en el Tíbet central (2005).
Caravana de nómadas en Chad
Beduino nómada