Naturaleza


La naturaleza es un concepto utilizado para referirse al mundo material o universo material, incluyendo los fenómenos del mundo físico, la materia inerte generada como parte de procesos sin la intervención humana, y al fenómeno de la vida, que incluye también a los humanos.[1]​ La naturaleza se extiende desde el mundo subatómico al galáctico. La palabra «naturaleza» procede del latín natura que significa «perteneciente o relativo a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas», «carácter natural».[2]​ La naturaleza también se encuentra diferenciada de lo sobrenatural.

El concepto de naturaleza como un todo —el universo físico— es un concepto más reciente que adquirió un uso cada vez más amplio con el desarrollo del método científico moderno en los últimos siglos.[3][4]

Dentro de los diversos usos actuales de esta palabra, «naturaleza» puede hacer referencia al dominio general de diversos tipos de seres vivos, como plantas y animales, y en algunos casos a los procesos asociados con objetos inanimados, como las rocas, así como el tiempo atmosférico, la geología de la Tierra y la materia y energía que poseen todos estos entes. El término naturaleza no incluye a los objetos artificiales, creados como parte de la intervención humana.

A menudo se contrapone el término «naturaleza» a otros términos relacionados con la actividad humana, como «sociedad», «cultura» o «intervención humana». Por ejemplo, se considera «entorno natural» a todos aquellos componentes de un determinado paisaje que no han sido alterados sustancialmente por el ser humano o que persisten a pesar de la intervención humana. Este concepto más tradicional de las cosas naturales implica una distinción entre lo natural y lo artificial, entendiendo lo artificial como algo ejecutado por una mente o una conciencia humana.[1]​ Sin embargo, muchos entornos percibidos como «naturales» en realidad son entornos fuertemente gestionados e intervenidos por la acción humana, por ejemplo, los parques naturales.

De manera coloquial se utilizan términos como «naturaleza humana» para referirse a supuestas condiciones intrínsecas de los humanos que explicarían determinadas actitudes o comportamientos sociales.

La Tierra es el quinto mayor planeta del sistema solar y el tercero en orden de distancia al Sol. Es el mayor de los planetas telúricos o interiores y el único lugar del universo en el que se sabe que existe vida.


Vista de la Tierra, tomada en 1972 por la tripulación del Apolo 17. Esta imagen es la única de su clase hasta la fecha, en la que aparece un hemisferio completamente iluminado por el sol.
Pediastrum boryanum. El plancton ha formado parte de la naturaleza de la Tierra durante al menos 2000 millones de años.[6]
Las plantas terrestres y los hongos son parte de la naturaleza de la Tierra desde los últimos 400 millones de años aproximadamente. Han estado adaptándose y moviéndose a la vez que se desplazaban los continentes y cambiaba el clima.[11][12]
Cumulus humilis: nubes indicadoras de buen tiempo.
Una pata con sus patitos. La reproducción es esencial para la perpetuación de la vida.
Vista de una granja de Pensilvania, un paisaje gestionado.
Una manada de ñus en el Ngorongoro, Tanzania.
Vista aérea de Chicago, ejemplo de ecosistema urbano.
Lago Lomond, Escocia.
Un entorno virgen en Queensland, Australia.
Eclosión de un huevo de salmón. Una de las raíces originales de la palabra latina natura era natus, que a su vez procede de la palabra nasci, cuya traducción es ‘nacer’.[38]
Los primeros orbitales atómicos del átomo de hidrógeno. Aquí se muestran como secciones transversales cuyos colores indican la probabilidad de densidad electrónica.
NGC 4414, una típica galaxia espiral en la constelación Coma Berenices. Tiene unos 56 000 años luz de diámetro y está aproximadamente a 60 millones de años luz de nosotros.
Esta es la imagen más profunda del universo tomada con luz visible, el llamado Campo Ultra Profundo del Hubble. Créditos: NASA, ESA, S. Beckwith (STScI) y el equipo del HUDF.