Naxos (isla)


Naxos[2]​ (en griego, Νάξος, Náxos, AFI: [ˈnaksos]) es una isla griega del mar Egeo, que pertenece al archipiélago de las Cícladas. Tiene 428 km² y 14 000 habitantes, lo que le hace la más grande de las islas de las Cícladas. La capital es la ciudad de Naxos y tiene 2900 habitantes.[nota 1]

En la mitología griega, según algunas leyendas relatadas por el pseudo-Apolodoro, es el lugar donde Teseo hace escala después de haber matado al Minotauro. Allí abandona a Ariadna, hija del rey Minos, que es recogida al día siguiente por Dioniso, y llevada enseguida a Lemnos.

En otra versión de la leyenda, relatada brevemente por Homero en la Odisea,[3]Artemisa mata a Ariadna en «Dia, la isla bañada por ríos», que Diodoro Sículo asimila a Naxos, pero es más probable que sea la actual Día, a lo largo de la costa norte de Creta. Lo que sí es cierto es que la isla rendía culto a Dioniso, patrón de las viñas, que eran su principal cultivo.

Naxos estuvo habitada antes del final del primer periodo cicládico (antes del 2000 a. C.). Fue colonizada por los jonios en Época Arcaica. Rápidamente se hizo próspera.

Llegó al apogeo de su gloria en los siglos VII y VI a. C., en los que dominó, entonces, a todas las Cícladas.

Ofrendó la Esfinge de los Naxios en Delfos, y en Delos, los célebres leones de Naxos. En 500 a. C., los persas fracasaron en su intento de conquistar la isla, lo que marcó el fin de su expansión en Jonia. En 499 a. C., una nueva expedición persa fue organizada contra las Cícladas, con Aristágoras, gobernador de Mileto, a la cabeza. De nuevo, el asedio fracasó. A finales del siglo VI a. C., alcanzó su apogeo bajo el tirano Lígdamis, instalado allí según Heródoto, por Pisístrato. El historiador dice que en esta época, «sobrepasa a todas las otras islas en prosperidad»[4]


Vestigios de un templo arcaico (dedicado a Apolo).