Nemea


Nemea (en griego, Νεμέα) era la sede de un santuario de Zeus y el lugar donde se celebraban los Juegos Nemeos. Estaba situada en el valle del río del mismo nombre, en la Argólide (Grecia).

Formó parte del territorio de la polis de Cleonas, y posteriormente de la de Argos. Estaba situaba entre las ciudades de Cleonas, a unos 5 km al este, y Fliunte, a unos 8 km al noroeste. Actualmente es el nombre de un municipio de Corintia (Nueva Nemea). Los restos arqueológicos de Nemea se encuentran hoy en día en el pueblo de Antigua Nemea, mientras que Nueva Nemea está situada a algunos kilómetros más al oeste.

Nemea es famosa en la mitología griega por habitar en sus bosques un famoso león, el cual murió a manos de Heracles como uno de sus heroicos doce trabajos.[2]

Una tradición acerca del nombre del valle es que recibió su nombre por la ninfa náyade Nemea, una hija del dios-río Asopo.[3]

Se decía que en el monte Ápesas, que está situado sobre el santuario de Nemea, fue donde Perseo hizo el primer sacrificio a Zeus Apesantio.[3]

La lemnia Hipsípila, que había sido vendida como esclava a Licurgo y Eurídice, reyes de Nemea, cuidaba del hijo de ambos, llamado Ofeltes. Pero tuvo que guiar hasta una fuente al ejército argivo que iba a luchar contra Tebas en el episodio mítico de los siete contra Tebas y, mientras dejó al pequeño sobre una mata de apio alta, una serpiente lo mató. Después de este suceso los argivos instituyeron, en homenaje funerario al pequeño (al que renombraron Arquémoro), los Juegos Nemeos.[4][5]Pausanias ubicaba las tumbas de Ofeltes/Arquémoro y de Licurgo en Nemea.[3]


El templo de Zeus en Nemea.
Mapa con algunas de las principales ciudades de la antigua Argólida donde se aprecia la ubicación de Nemea al norte, junto a Cleonas.
Heracles combatiendo con el león de Nemea. Lécito de fondo blanco de comienzos del siglo V a. C. París, Museo del Louvre.