Ninfa


En la mitología griega, una ninfa (en griego antiguo, νύμφα) es una deidad menor femenina típicamente asociada a un lugar natural concreto, como puede ser un manantial, un arroyo, un monte, un mar o una arboleda.

Se les aplicaba el título de olímpicas, y se decía que eran convocadas a las reuniones de los dioses en el Olimpo y que eran hijas de Zeus. Diferentes de los dioses, las ninfas suelen considerarse espíritus divinos que animan la naturaleza, se representan en obras de arte como hermosas doncellas desnudas o semidesnudas, que aman, cantan y bailan. Poetas posteriores las describen a veces con cabellos del color del mar.[1]​ Se creía que moraban en los árboles, en las cimas de montañas, en ríos, arroyos, cañadas y grutas.[2]​ Según el lugar que habiten se las llama Nereidas (Νηρείδες),[3]Oréades (Ὀρειάς)[4]​ y Náyades (νηϊάδες).[5]​ Aunque nunca envejecen ni mueren por enfermedad, y pueden engendrar de los dioses hijos completamente inmortales, ellas mismas no son necesariamente inmortales, pudiendo morir de distintas formas, aunque para Homero todas las ninfas son inmortales;[6]​ y, como a diosas, se les hacían sacrificios.[7]

Homero las describe con más detalle presidiendo los juegos,[8]​ acompañando a Artemisa,[9]​ bailando con ella, tejiendo en sus cuevas prendas púrpuras y vigilando amablemente el destino de los mortales.[10]​ A lo largo de los mitos griegos actúan a menudo como ayudantes de otras deidades principales, como el profético Apolo, el juerguista dios del vino Dioniso y dioses rústicos como Pan y Hermes. Los hombres les ofrecían sacrificios en solitario o junto con otros , como por ejemplo Hermes.[11]​ Con frecuencia eran el objetivo de los sátiros.

El matrimonio simbólico de una ninfa y un patriarca, a menudo el epónimo de un pueblo, se repite sin fin en los mitos fundacionales griegos; su unión otorgaba autoridad al rey arcaico y su linaje.

Las ninfas son personificaciones de las actividades creativas y alentadoras de la naturaleza, la mayoría de las veces identificadas con el flujo dador de vida de los manantiales. Como señala Walter Burkert, «la idea de que los ríos son dioses de la mitología griega y las fuentes ninfas divinas está profundamente arraigada no solo en la poesía sino en las creencias y rituales; la adoración de estas deidades está limitada solo por el hecho de que se identifican inseparablemente con una localidad concreta.»[12]

La palabra griega «νύμφη» significa «novia» y «velado», entre otras cosas; es decir, una joven en edad casadera. Otros hacen referencia a esta palabra (y también a la latina «nubere» y a la alemana «Knospe») como una raíz que expresa la idea de crecer (según Hesiquio de Alejandría, uno de los significados de «νύμφη» es «capullo de rosa»).


Ninfa Fluvial, por Mathurin Moreau.
Ninfas danzando, de Adriaen y Pieter van der Werff (1718).