Nivel del mar


Se denomina nivel del mar al que sirve como referencia para ubicar la altitud de las localidades y accidentes geográficos, excepto los accidentes submarinos, que se miden por su profundidad.

La unidad en que suele medirse la altura sobre el nivel del mar es el metro. Se habla, pues, de metros sobre el nivel del mar, abreviado m s. n. m. (forma establecida por las Academias de la Lengua).[1]

Dado que el nivel del mar no es constante debido a las mareas, ni tampoco es igual en distintos lugares de la Tierra, en cada país se toma un nivel predeterminado en un lugar concreto y para una determinada época.

Cualquier altitud que se quiera calcular en dicho país se hará en comparación con respecto a ese nivel predeterminado. Estas altitudes se denominan ortométricas.

No existe un valor uniforme del nivel del mar en lo que se refiere, tanto a las variaciones espaciales como a las fluctuaciones temporales, tanto a corto como a largo plazo. A continuación se señalan varios ejemplos:

En España, por ejemplo, para las referencias geográficas no submarinas se toma como origen la altura promedio del mar en el mareógrafo de Alicante entre los años 1870 y 1882, mientras que para las submarinas el origen es la bajamar escorada (mínimo teórico del nivel del mar) del mismo lugar.


Una placa con la altura media oficial de Alicante, España. Se encuentra en una estación ferroviaria.
Indicador del nivel del mar en Israel, en la ruta a la depresión del mar Muerto
Los acantilados blancos de Dover, labrados en creta, en el sureste de Gran Bretaña, una típica región donde predominan las costas de emersión debido a los movimientos eustáticos al liberarse la isla del enorme peso del glaciar que la cubría. Por otra parte, el derretimiento del gran glaciar de la Europa Occidental contribuyó, junto con los hielos de América del Norte (Canadá y los Estados Unidos) al aumento del nivel del mar a fines del Pleistoceno, que volvió a aislar a Gran Bretaña de la Europa Continental.
Vista del puerto de Muros, provincia de La Coruña, en marea baja, como puede verse en el nivel bajo del agua que se muestra en las guías de los muelles flotantes y en el propio muro rompeolas
Líneas cotidales ([7]​). El color indica la mayor o menor altura del nivel del mar y su movimiento giratorio en torno a puntos centrales de los océanos de color azul o puntos anfidrómicos ([8]​), donde el nivel de las aguas varía muy poco durante las mareas, lo cual se debe siempre a una compensación entre la pleamar de un lado y la bajamar del otro (y donde convergen las líneas de las mareas indicadas en color blanco). El sentido de rotación se indica en color negro, antihorario en el hemisferio norte y horario en el hemisferio sur.
Cambios en la capa de hielo de Groenlandia. En el mapa elaborado por la NASA puede verse el ascenso del nivel del hielo en la parte central de la isla y el descenso en la periferia.
El atolón Bikini, en el océano Pacífico, claro ejemplo de isla coralina que se va hundiendo por el lento colapso del edificio volcánico donde el arrecife coralino se había desarrollado. Un caso típico de costas de sumersión.