Obelisco de Letrán


El Obelisco de Letrán (en italiano: Obelisco Lateranense ) es el obelisco más alto de Roma, y el más grande aún en pie de los antiguos obeliscos egipcios en el mundo, pesa 455 toneladas.[1]​ Se encuentra en la plaza frente a la Archibasílica de San Juan de Letrán.

Originario del templo de Amón en Karnak, el obelisco fue traído primero a Alejandría sobre el Nilo en un barco obelisco en el siglo cuarto, junto con el Obelisco de Teodosio por disposición de Constancio II. Tenía la intención de llevar ambos a Constantinopla, la nueva capital del imperio romano, pero el obelisco nunca llegó allí.