Reforma (construcción)


Reforma[1]​ es el nombre que se da a un proceso de cambio de aspecto y/o de funcionalidad de una estructura (entendido en sentido amplio), o sea, una modificación en la forma y/o en el tamaño de la misma, y/o una ampliación, con fines de remodelamiento y/o adaptación a otros usos, incluyendo casi siempre también tareas de preservación y mantenimiento (tratamientos contra la acción de los elementos, pintura, impermeabilización, etc).

En el área de la arquitectura, implica en muchos casos una real reconstrucción total o parcial de una edificación, por estar la misma en estado ruinoso y de abandono, o por la necesidad de reparaciones necesarias para mantener o mejorar la estabilidad estructural, o para adaptar lo existente a un nuevo proyecto, etc (en muchos casos usando andamios y/o cimbras y/o cercas y/o redes de protección).[cita requerida]

Cuando nos referimos a una reforma generalmente aludimos a un proceso total o parcial de modernización o readaptación de una vivienda unifamiliar, o de un negocio, o de una edificio de renta, pero también podríamos referirnos a un barrio entero o a toda una ciudad o poblado ; en ese caso, el término más adecuado sería el de renovación urbana. En Francia, de la transformación urbana se ocupa particularmente la llamada Agence nationale pour la rénovation urbaine (ANRU), incluso de lo que podríamos llamar ciudad reconstruida sobre ella misma o zona urbana densa; en este último aspecto, lo que se trata es de limitar la periurbanisación, pues ella suele tener efectos negativos sobre el medio ambiente, así como sobre el encarecimiento del transporte y la especulación financiera, y la complejización de servicios tales como el saneamiento y los centros de salud, etc, los que deben ser extendidos a zonas periféricas con baja densidad de población. con la consecuente pérdida progresiva de áreas naturales y rurales así como con otros inconvenientes que ello presupone.

La encrucijada más importante es la sanitaria. por tener que convivir con lugares que son fuente de problemas. Si un lugar está inutilizable o abandonado, o simplemente es poco rentable (como podría ser el caso por ejemplo de un cine, cada vez con menos espectadores), la solución podría ser optimizarlo (mejorarlo) a través de una conveniente inversión, con o sin cambio de destino.

Otras problemáticas importantes son la seguridad y el ajustarse a normas, pues será necesario prevenir riesgos, y a la vez evitar multas y demandas.

Otro asunto a considerar son las economías de energía que podrían lograrse como consecuencia de una buena reforma (por ejemplo, instalación de vidrios dobles y de soluciones inteligentes, renovación de electrodomésticos que consuman menos energía, etc), pues ello mejora costes y ayuda a preservar el medio ambiente.


Antiguo local de la Prefectura en la ciudad de Alcobaça (en Bahia, Brasil), pasando un proceso de reforma.