Oeste


El oeste es uno de los cuatro puntos cardinales. También recibe el nombre de occidente o poniente u ocaso, ya que es en el oeste donde se pone el Sol. Como adjetivo se suele emplear occidental.

El origen de la palabra oeste proviene del inglés west a través del francés ouest, que a su vez proceden del alto alemán antiguo westar.[1]​ El término germano westar probablemente deriva de la misma raíz sánscrita de la que procede el término latino vesper ("tarde"), que significa el punto donde se pone el sol, de la que han llegado al español las palabras "víspera" y "vespertino". También está relacionado con el griego ἕσπερος (hesperos) de la misma forma, de donde procede Hesperia, voz poética que los griegos antiguamente empleaban en ocasiones para referirse a la península ibérica, que los romanos más tarde denominaron Hispania.

El término occidente deriva etimológicamente del latín occĭdens, -entis, participio activo de occidĕre que significa: caer. El origen de este significado proviene del movimiento aparente del Sol cuando se dirige a su ocaso, que según creencia popular de los antiguos ocurre en el punto cardinal oeste.

En España es común utilizar Poniente para referirse al punto cardinal, así como para hablar de la parte oeste del país (porque por ahí se "pone" el sol).

Por convención en los mapas el oeste se define como la ubicación que se encuentra a la izquierda cuando se mira hacia el polo norte.

En navegación se suele tomar el oeste como un valor de 270° grados de acimut, tomando el norte como origen y girando en sentido horario.


Rosa de los vientos mostrando el oeste.
Países pertenecientes al hemisferio oeste sombreados.