Oposición al chavismo


La oposición al chavismo o antichavismo —y denominada como oposición venezolana por los medios y gobiernos extranjeros—[1][2]​ es el término paraguas para referirse a todos aquellos factores políticos, sociales y religiosos que se han opuesto a los gobiernos de la denominada Revolución Bolivariana del expresidente Hugo Chávez y el actual mandatario Nicolás Maduro que han gobernado Venezuela desde el 2 de febrero de 1999.

Luego de la crisis económica y social que Venezuela experimentó en los años 1980, la popularidad de los históricos partidos políticos Acción Democrática y COPEI declinó, señalando el próximo fin del periodo bipartidista. El expresidente adeco Carlos Andrés Pérez regresó al poder en 1989, con la esperanza de restablecer la "Venezuela saudita", como había sido apodado su primer período de gobierno debido a la bonanza económica y el claro mejoramiento en la calidad de vida de los venezolanos. Sin embargo, las condiciones que encontró Pérez ahora eran muy diferentes a las de su primer gobierno: con casi inexistentes reservas internacionales y con el precio del barril del petróleo tocando mínimos no vistos en décadas, el presidente recurrió a aplicar las políticas de la Escuela de Economía de Chicago, de corte liberal, lo que impactó económicamente de forma negativa a la población venezolana, principalmente a la clase media, venía sufriendo desde el "Viernes Negro".[3][4]​ Luego de anunciar el pronto aumento del precio de la gasolina, subsidiado fuertemente por el gobierno, se produjeron saqueos y actos vandálicos en el país, especialmente importantes en Caracas, que fueron reprimidos violetamente por el Ejército y la policía, episodio que fue denominado el "Caracazo". Al acelerar el proceso de descentralización, esto permitió la elección directa de alcaldes y gobernadores, dio oportunidad a que movimientos regionales y partidos excluidos del poder durante décadas tuvieran acceso a recursos y a una cuota del poder, esto debilitó el poder de los partidos tradicionales, Acción Democrática y COPEI. Pronto le llegó el turno de mostrar su molestia a las Fuerzas Armadas; el 4 de febrero de 1992, Hugo Chávez y Francisco Arias Cardenas junto con otro grupo de oficiales de baja graduación, se alzaron contra el gobierno, y tomaron varios edificios gubernamentales y militares en Venezuela. No obstante, el objetivo principal del golpe del 4 de febrero, el arresto de Pérez, fracasó; Chávez fue rodeado por fuerzas leales al gobierno en el Museo Militar, y se rindió ante la amenaza de bombardeo aéreo.[5][6]


Marcha "Nosotros Somos Millones" en Caracas, 20 de mayo de 2017. Esta movilización fue realizada durante el mandato de Nicolás Maduro.
Tanqueta del ejército en los alrededores de Miraflores.
Soldado en el Golpe de Estado de febrero de 1992.
Gráfica que muestra el desempeño acumulado de AD y COPEI en las elecciones legislativas desde 1958. Las elecciones en 1998 confirmaron la tendencia decayente del bipartidismo adeco-copeyano en los últimos años.
La lucha por el Palacio Federal Legislativo (en la imagen) fue uno de los primeros disturbios entre chavistas y opositores, ocurrido el 27 de agosto de 1999, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente, controlada por el oficialismo, ocupara el edificio, sede del Congreso de Venezuela, controlado por la oposición.
La actual Constitución venezolana fue la bandera política de Hugo Chávez en 1999, que contó con una débil y fragmentada oposición.
Francisco Arias Cárdenas fue uno de los principales líderes opositores entre los años 2000 y 2002.
Concentración en la sede de PDVSA en Chuao.
Policía Metropolitana controlando las manifestaciones en la Av. Baralt.
Pedro Carmona juramentándose.
Carlos Ortega dando una rueda de prensa.
Largas filas de vehículos en una estación de gasolina el 10 de diciembre de 2002.
Distribución de los escaños en la Asamblea Nacional después de la elecciones.
Manifestación al frente del edificio de RCTV en Caracas.
Integrantes del movimiento estudiantil en la Campaña por el "NO".
Distribución de los escaños después de las elecciones.