Osiris


Osiris es un dios y rey mítico del Antiguo Egipto. Según la mitología egipcia fue el inventor de la agricultura y la religión y su reinado fue beneficioso y civilizador. Murió ahogado en el Nilo, asesinado en una conspiración organizada por Seth, su hermano menor. A pesar del desmembramiento de su cuerpo, fue devuelto a la vida por el poder mágico de su hermana Neftis y su esposa Isis. El martirio de Osiris le valió para conquistar el mundo del más allá, donde se convirtió en juez soberano y supremo de las leyes del Maat.

Durante el Imperio Medio de Egipto la ciudad de Abidos se convirtió en la ciudad del dios Osiris, atrayendo a muchos fieles en busca de la eternidad. La popularidad de esta ciudad se basaba en sus fiestas de Año Nuevo y en la posesión de una reliquia sagrada, la cabeza del dios.

Durante el primer milenio a. C. mantuvo su condición de dios funerario y juez de las almas. Sin embargo, su asociación a las crecidas del Nilo y, por ello, como dios de la fertilidad, adquirieron protagonismo, aumentando así su popularidad entre la población nilótica. Los colonos griegos que vivían en Menfis adoptaron su culto hacia el siglo IV a. C. en su forma local de Osiris-Apis, el toro sagrado muerto y momificado. Los gobernantes lágidos introdujeron este culto en su capital, Alejandría, en forma de Serapis, el dios sincrético grecoegipcio. Después de la conquista de Egipto por los romanos, Osiris e Isis se exportan a Roma y a su imperio, donde se mantienen, con altibajos, hasta el siglo IV d. C., cuando fueron finalmente desplazados por el cristianismo tras la prohibición del paganismo por el Edicto de Tesalónica.

Las primeras representaciones de Osiris se remontan al siglo XXV a. C. y su culto duró hasta el siglo VI d. C., cuando el templo de Isis en la isla de File, el último existente en Egipto, fue clausurado en torno al año 530 por orden del emperador Justiniano.[1]

El teónimo Osiris es la transliteración al alfabeto latino del griego antiguo Ὄσιρις,[2]​ que a su vez proviene del antiguo egipcio Wsjr, transcrito de numerosas formas, según los autores, como Asar, Asari, Aser, Asir, Wesir, Usur o Usir, ya que se desconoce la pronunciación original egipcia pues la escritura jeroglífica no contiene vocales.[3]​ Numerosos egiptólogos han intentado dar sentido al nombre.[4]​ En 1980 el galés John Gwyn Griffiths propuso que Wsjr deriva de Wser y significa «el Poderoso». En 1987 la alemana Wolfhart Westendorf propuso la etimología Waset-jret: «el que lleva el ojo». En 1985 David Lorton planteó la hipótesis de que Wsjr es una palabra compuesta derivada del morfema set asociado con jret y set-jret significa «la actividad ritual».[5]​ Según la visión egipcia, las fuerzas destructivas están en perpetua lucha contra las fuerzas positivas; frente a esto, Seth se opone a su hermano Osiris, símbolo de la tierra fértil y abastecedora


El dios egipcio Osiris.
Puerta falsa de la tumba del sumo sacerdote de Ptah Ptahshepses (Museo Británico).
Dignitario, de nombre Psamétik, presentando una imagen de Osiris (dinastía XXVI, Museo del Louvre).
Los padres de Osiris, Nut (cielo) y Geb (tierra) fueron separados por Shu (aliento vital) por orden de Atum (dios creador). Detalle del Papiro Greenfield o Libro de los muertos de Nesitanebetashru (Museo Británico).
Representación de Isis alada tallada en el sarcófago de Ramsés III, dinastía XX (Museo del Louvre).
Representación de Neftis alada tallada en el sarcófago de Ramsés III, dinastía XX (Museo del Louvre).
Osiris con la corona Atef y los atributos del faraón.
Estatuilla de un faraón, probablemente Seti I, ofreciendo a la diosa Maat (dinastía XIX); colección del Museo del Louvre.
Osiris, Anubis y Horus. Tumba del faraón Horemheb, dinastía XIX de Egipto.
Isis transformada en milano se une a la momia de Osiris. Relieve del templo de Seti I, dinastía XIX.
Última secuencia del Libro de las Puertas del sarcófago del faraón Seti I conservado en el Museo Soane de Londres.
El faraón Horemheb adorando a Atum.
Carta celeste de la constelación de Orión.
Osiris de pie, momificado y coronado con la corona Atef. Fotografía de 1881 (Museo Boulaq, El Cairo).
Ani ante Osiris, juez del más allá. Papiro de Ani, dinastía XIX.
Escena de labranza que ilustra el capítulo 110 del Libro de los muertos (tumba de Sennedyem).
Renacimiento de Osiris representado con las espigas de cereales creciendo sobre su cuerpo momificado (templo de File).
Horus saca a la momia de Osiris de las marismas sobre un cocodrilo y la lleva a Abatos. Relieve de la Puerta de Adriano en File.
Relicario de Abidos. Relieve del templo de Seti I.