Oxford English Dictionary


El Oxford English Dictionary (abreviado OED) es un diccionario publicado por la editorial Oxford University Press, considerado el más erudito y completo diccionario de la lengua inglesa, así como el principal punto de referencia para su estudio etimológico. De la misma forma da lugar a una completa y definida explicación de su sintaxis y su misma gramática al 30 de noviembre de 2005, incluye unas 301 000 entradas principales, a través de 350 millones de caracteres. Además de las entradas principales, contiene 157 000 combinaciones y derivados en negrita, y 169 000 frases y combinaciones en negrita cursiva, hasta un total de 616 500 expresiones. Hay 137 000 pronunciaciones, 249 000 etimologías, 577 000 referencias cruzadas, y 2 412 400 citas ilustrativas.

La intención de la obra es recoger todos los usos y variantes conocidos de cada palabra en todas las variedades del inglés de todo el mundo, pasadas y presentes, así como sus etimologías, historia, pronunciación, etc. Es el punto de partida de muchos estudios sobre la lengua inglesa, y el orden en el que se listan allí las distintas grafías de las palabras tiene mucha influencia sobre el inglés escrito de muchos países.

La realización de tal obra se debe a la tradición enciclopedista del siglo XIX, que consiguió aunar los esfuerzos de multitud de lectores bajo la coordinación de James Murray, el editor original del diccionario.

El diccionario, originalmente, no tenía nada que ver con la universidad; fue concebido en Londres como un proyecto de la Sociedad Filológica, cuando Richard Chenevix Trench, Herbert Coleridge, y Frederick Furnivall se sintieron insatisfechos con los diccionarios de lengua inglesa existentes entonces.

En junio de 1857 fundaron el Comité de las Palabras no Registradas, con el fin de encontrar las palabras que no habían sido aún listadas y definidas por los diccionarios. Pero el informe presentado por Trench en noviembre no era una simple lista de palabras sin registrar; era un estudio "Sobre ciertas deficiencias en nuestros diccionarios de inglés". Éstas, según dijo, eran siete:

Trench sugirió que era imprescindible un diccionario nuevo y realmente completo para los fines propuestos; uno que se basara en las contribuciones de un gran número de lectores voluntarios, que leyeran libros, que copiaran los pasajes que ilustraran los distintos usos reales de las palabras, y que las enviaran al editor. En 1858 la sociedad acordó dar inicio al proyecto denominado "New English Dictionary on Historical Principles" (abreviado "NED"), es decir, "Un nuevo diccionario de inglés basado en principios históricos".